Luto nacional
 
6 de junio de 2020
 
   
     
     
Últimos artículos
Golpistas de ayer y hoy [ABC]
Los golpistas de Nissan [ABC]
Sainete Sánchez-Bildu [ABC]
Ciudadanos en su espesura [ABC]
El virus sigue ahí [ABC]
Entre el virus y el Gobierno... [ABC]
España nos mata [ABC]
Diez Minutos
VER-ORIGINAL
5 de septiembre de 2007

Estimada Doña Letizia


Al acabarse el posparto, la lactancia, el verano y el biquini, inevitablemente hay que volver al tajo, y el tajo viene representado por la dura obligatoriedad de la agenda, esa “dictadura” de hojas en las que viene escrita su vida con meses de anticipación.

Lo que para otros significa retomar la azada, el bisturí o el teclado, para la Princesa de Asturias significa tomar el ramo de flores con una mano y con la otra acariciar cabezas de niños, escuchar discursos sobre la economía de las comarcas que visita… y vestir el negro de la solidaridad en los funerales en los que a España se le muere algo por dentro. A todo ello sumémosle el cuidado de sus hijas y el mínimo común denominador que supone una vida familiar; vida que hasta los Príncipes tienen. No es, por lo tanto, un quehacer de vagos como sugirió un senador, que seguramente sí lo sea. La Monarquía consiste en brindar estabilidad ejerciendo el trabajo del entretejido cultural, social e histórico de una nación. No sé si los tiempos que vienen son los mejores o no para la institución, pero la presencia de los Príncipes en la sociedad y con la gente es fundamental para el buen destino de todos.

No desfallezca en la tarea que voluntariamente aceptó hace unos años al decir “sí, quiero” en La Almudena. Como siempre, le deseo lo mejor. Con mi afecto.

 


enviar a un amigo comentar
[Se publicará en la web]
facebook

Comentarios 0

Traducir el artículo de 


Buscador de artículos
Título: 

En el texto del artículo

Texto de búsqueda: 


Administración
  Herrera en la red
  Herrera en imágenes
  Sitios que me gustan
 
©Carlos Herrera 2003, Todos los derechos reservados
Desarrollado y mantenido por minetgen, s.l.