16 de agosto de 2017
 
   
     
     
VER-ORIGINAL
Últimas Noticias/Entrevistas
Tranquilidad con la Guardia Civil [Editoriales]
Entrevista con José Manuel Vargas [Entrevistas]
El conflicto del aeropuerto del Prat [Editoriales]
Entrevista a José Antonio Gurpegui. [Entrevistas]
Entrevista a Alejandro Fernández [Entrevistas]
Entrevista a María Castillo [Entrevistas]
Herrera desde el «Mismellis» [Editoriales]
volver  
 
13 de abril de 2009

En la defensa de los toros

«¿Quiénes son esa pandilla de imbéciles para decidir dónde puedo y dónde no llevar a mis hijos?» 

Descargar

Pregón taurino de le temporada sevillana del 2009

 

 

En el pregón taurino que el periodista pronunció en el Lope de Vega recordó que es una industria de la que dependen muchos puestos de trabajo

ABC - SEVILLA - AMALIA F.LÉRIDA

Numerosos representantes de la sociedad sevillana —llamó la atención la Duquesa de Alba con Carmen Tello y Curro Romero— , de la política, de la judicatura, del sector empresarial y del mundo taurino abarrotaron ayer el teatro Lope de Vega para presenciar la XXVII edición del pregón taurino que este año ha defendido con un texto muy comprometido aunque no exento de lírica, el periodista Carlos Herrera.

El acto fue presentado por la delegada de Fiestas Mayores del Ayuntamiento de Sevilla, Rosamar Prieto, que destacó la importancia de la Fiesta «en nuestra idiosincrasia» y a sus palabras siguió el pasodoble «Primavera Sevillana », de Aurelio Fernández Cabrera, y la presentación que del pregonero hizo José Antonio Naranjo Alfaro.

Terminados los preámbulos, y cuando aún estaba la última cofradía en la calle, Carlos Herrera comenzó a pregonar la temporada que por la tarde se iniciaba, y se centró en la defensa de la Fiesta contestando a las voces que la tildan de violenta como si no hubiese «más violencia en las gradas de un campo de fútbol». «¿Violencia en una plaza de toros? Más allá de un “¡Presidente sinvergüenza!” es difícil que encuentren nada. Por eso me sorprende esa ansia de las llamadas autoridades de legislar contra la presencia de niños en las plazas. Mis hijos, afortunadamente para ellos, se han criado en un tendido y se lo han pasado en grande, y no tienen ansias asesinas; ¿Quiénes son esa pandilla de imbéciles para decidir dónde puedo y dónde no puedo llevar a mis hijos?; ¿Por qué sí puedo llevarles a cualquier película, por violenta que sea en la que matan hombres y no a una plaza de toros? ¿Quiénes son unos golfos para declarar Barcelona “Ciudad Antitaurina”?».

Destacó que los toros son el acontecimiento que «más ha educado social, e incluso políticamente, al pueblo español » y no le tembló la voz al llamar «diputados friquis y bobos estúpidos» a quienes no quieren que se televisen corridas de toros en horario infantil.

Mezcló versos que hablan del toro con un alud de letras de nuestras coplas —«Capote de Grana y Oro» de doña Juana Reina «es la que mejor refleja el dolor de una afición »— y el recuerdo de figuras del toreo, con un discurso de denuncia social en el que pidió al Gobierno que se involucre en la defensa de la Tauromaquia «porque, entre otras razones, es una industria de la que dependen muchos puestos de trabajo». «Esta Fiesta merece que la Administración Central le brindase tanto cariño como a la moda, al vino o al cine. Incluso me conformaría con que la Administración Central, porque otras, como la local colaboran y no poco, no estorbara».

Protesta de más de doscientas personas, invitación en mano, que no pudieron entrar porque no había sitio

Unas 250 personas que ayer hacían cola ante el Lope de Vega, con la invitación en la mano de la Real Maestranza de Caballería y el Ayuntamiento de Sevilla, no pudieron acceder al teatro porque las butacas estaban ocupadas y no había sitio para ellos. Dado que en dicha invitación no figuraba la advertencia «hasta completar aforo», los afectado no dudaron en mostrar su contrariedad incluso aporreando los cristales de las puertas del recinto y profiriendo insultos hacia la organización que «había repartido 1.500 invitaciones cuando en el teatro hay sitio para 700 personas», lo que motivó la llegada a la zona de cinco patrulleros de la Policía Local.

Entre los que se quedaron fuera había empresarios, abogados, decanos de la Universidad de Sevilla y hasta el fiscal de la Audiencia Enrique Pedrós que iba en represtentación de la fiscal jefe, María José Segarra, tal y como rezaba en el sobre que llevaba y que mostró a ABC. Aseguró que no comprendía el impedimento para entrar cuando «yo vengo representando a un cargo que han invitado en nominativo y cuyo asiento debe estar reservado ¿Qué hubiera pasado si viene ella misma?».

 

Carlos Herrera deslumbra

diariodesevilla.es - Luis Nieto

El pregonero acabó toreando de salón, realizó una faena de variedad gallista, salpicada de sabrosas anécdotas y, con orgullo guerrista, atacó a los detractores de la Fiesta

No cabía un alfiler en el Teatro Lope de Vega. El llenazo fue tan grande que muchas personas que portaban sus invitaciones se quedaron fuera y se montó un pequeño alboroto. Vamos, que si la reventa llega a andar despabilada, hasta hace su agosto en este Pregón Taurino primaveral en el que Carlos Herrera se lució en una faena medida, en la que tocó varios temas con solvencia gallista, acompañada con un punto de orgullo guerrista en el ataque sin contemplaciones a los beligerantes de la Fiesta. Acostumbrado a lidiar todos los días seis horas en radio, Herrera estuvo sobrado en el ruedo del Lope de Vega, transmutado un año más en la Maestranza, dentro de la tradicional fecha del Domingo de Resurrección, punto de partida de la temporada taurina sevillana.

En el prólogo, la delegada de Fiestas Mayores del Ayuntamiento de Sevilla, Rosamar Prieto-Castro, significó que el toreo está ligado a la idiosincrasia de la ciudad y que el arte del toreo es una de nuestras señas de identidad. El presentador, José Antonio Naranjo, trazó un perfil del pregonero como hombre de hiperactividad laboral, lo que prácticamente le permite el don de la ubicuidad y reflejó la gran afición taurina de Carlos Herrera.

En tiempos en los que algunos rechazan una tradición cultural única, Carlos Herrera reivindica una y otra vez la tauromaquia, ya sea como paladín en la Eurocámara, en su cariño hacia el toreo a través de las ondas o como aficionado, asistiendo no sólo a festejos de primer orden, sino también -y aquí demuestra su dimensión como aficionado cabal-, disfrutando desde el graderío y el anonimato en una modesta novillada veraniega. Herrera se gustó en una faena acompañada media docena de veces por ovaciones y otras tantas de risas ante anécdotas desternillantes. Un pregón que comenzó con la exaltación para acudir a la tradicional corrida del Domingo de Resurrección: "Vamos a por el brillo de un acero certero, a por unas manos muy bajas, a por una cintura doblada, a por un pie clavado en el suelo. La muy hermosa y española Fiesta de los toros se viste hoy de domingo. Hoy resucita una Sevilla que lleva silenciando su ole algo más de seis meses, y lo hace con este pregón que generosamente me confía la Real Maestranza".

En los primeros lances para fijar el toro definió lo que supone el sentimiento arraigado del toreo. "¿Qué me hizo considerar irresistible un espectáculo absolutamente discutible como una corrida? ¿Qué me hizo vencer la tentación septentrional de aplicar un frío raciocinio a la ancestral tradición de matar toros a estoque?: el inexplicable mecanismo de la emoción... Y es que los toros, evidentemente, sólo se explican desde la emoción que causa belleza. Y también desde la tradición"; aseveró el pregonero.

No tardó en llegar el primer tercio, con un puyazo en todo lo alto a quienes anhelan la prohibición de la tauromaquia. En uno de sus ejemplos sobre los supuestos males psicológicos que puede acarrear el disfrutar de un festejo taurino, aludió a sus hijos -que escuchaban con atención desde un palco-.

"Mis hijos, afortunadamente para ellos, se han criado en un tendido, y se lo han pasado en grande, y no tienen ansias asesinas.

¿Quiénes son esa pandilla de imbéciles para decidir dónde puedo y dónde no puedo llevar a mis hijos?...

¿Quiénes son unos golfos para declarar Barcelona ciudad antitaurina?

¡Como si se pudiese decidir por decreto los sentimientos de una ciudad!

¿Quiénes son los diputados friquis para exigir a la televisión que no se televisen corridas en horario infantil?

¿Quiénes son todos esos bobos estúpidos para coartar libertades tan esenciales como acudir con hijo a una ceremonia que han pintado Goya, Picasso o Barceló?".

En banderillas, prendió garapullos a TVE, por su maltrato a la Fiesta. Y a continuación, muleta en mano, la faena, centrada principalmente en la copla -en la que el pregonero es un auténtico especialista- y el verso. Afirmó que "Coplas y Toros es el libro que siempre hubiera querido escribir", recitó varias coplas magníficas y muy populares, como Capote de Grana y Oro y profundizó en el tratamiento de dos maestros que murieron por cornadas mortales: Joselito el Gallo y Manolete. A lo largo de ese recorrido por la copla y los poemas, echó mano de tonadilleras y poetas consagrados. Sin embargo, sorprendió en la estocada definitiva, con unos versos de un poeta poco conocido, el manchego Ismael Belmonte, desaparecido en el filo de la cincuentena, un torero metido a poeta y con el que Herrera puso punto final a su brillante elocución:

"Con la gloria y el infierno
Mirando a la taleguilla.

Sangre de vieja semilla.
Al aire de sombra y sol.
Con la furia del crisol
De toro, plaza y torero,
Hablándole al mundo entero.
De un coraje, el español
".

Pregón ameno y con contenido, con profusión de citas que encandiló y deslumbró al respetable. Aunque Herrera afirmase que lo suyo no es el toreo, en la rúbrica no se resistió a dibujar un muletazo en el escenario del Lope de Vega. Así fue la última faena de un maestro de las ondas con alma de torero.

 

Carlos Herrera dice en su pregón que "los toros sólo se explican desde la emoción que causa la belleza"

EFE

Sevilla.-  El periodista Carlos Herrera, que ha hecho un recorrido por sus inicios como aficionado en su pregón de la feria taurina de Sevilla, ha asegurado hoy que los toros "sólo se explican desde la emoción que causa la belleza".

"Y también desde la tradición; y si después de tantos años de aguantar embestidas la fiesta sigue viva será por algo", ha añadido el pregonero, tras negar la violencia de una fiesta en la que "más allá de un '¡presidente, sinvergüenza!' es difícil que encuentren nada".

En relación con los ataques recientes que ha sufrido el mundo de los toros, como la declaración de Barcelona como ciudad antitaurina, el pregonero ha señalado que "no es un tópico barato decir que es una fiesta profundamente española; la existencia para el español sólo parece que tiene autenticidad cuando se vive como una aventura".

Herrera también ha lanzado un órdago a los poderes políticos para que se involucren en la defensa de la tauromaquia: "echo en falta, desde el poder, menos complejos para defender la fiesta, no sólo una expresión artística sin parangón en el mundo, sino una industria de la que dependen muchos puestos de trabajo. Sin contar con el ecosistema".

Un recorrido por la copla, una de sus grandes pasiones, y el toro, ha dado paso en el pregón a que la lírica suceda a la reivindicación social y política del mundo de los toros.

El pregón también ha recordado a numerosas figuras del toreo: desde Manolete a Pepe Luis; de Joselito o Belmonte a El Gallo. De El Cordobés a Tomás; de Cagancho a Curro Romero.

El acto, que ha abarrotado al teatro Lope de Vega, ha contado con la presencia de numerosos representantes de la sociedad sevillana y el mundo de la política y el toreo.

De todos ellos, han sido Curro Romero y la duquesa de Alba los que causaron mayor expectación antes de que la organización decidiera cerrar la puerta cuando aún aguardaban colas de centenares de aficionados.

Las protestas de los dos centenares largos de personas que se han quedado fuera del teatro Lope de Vega de Sevilla con la invitación en la mano han ensombrecido la XXVII edición del pregón taurino de Sevilla.

 

Bronca en el pregón taurino de Carlos Herrera al quedarse fuera doscientos invitados

EL MUNDO - SEVILLA

 Aspecto del patio de butacas del teatro lleno a rebosar.

Unos doscientos invitados al pregón taurino con que se da por inaugurada la temporada en Sevilla se han quedado sin sitio en el teatro Lope de Vega para escuchar la disertación del periodista Carlos Herrera, lo que ha dado origen a una bronca con gritos e insultos.

Al comienzo del acto, fijado para el mediodía, unos doscientos espectadores con invitación personal se han quedado sin sitio al completarse el aforo del teatro. De inmediato, han comenzado los gritos coreando eslóganes como 'Alcalde cabrón, queremos oír el pregón'. Las invitaciones las firman el alcalde de Sevilla y el teniente de hermano mayor de la Maestranza de Caballería, que organiza el acto con la colaboración municipal.

Algunos de los que se han quedado sin poder escuchar el pregón taurino habían hecho cola desde las 11.30 de la mañana en la confianza de que la invitación personal les diera derecho a un asiento que, en la práctica, no se ha cumplido.

El hecho de que el pregonero de este año sea el popular periodista radiofónico Carlos Herrera había disparado la expectación, en línea con lo que sucedió con su pregón de Semana Santa pronunciado en 2001. El teatro Lope de Vega tiene un aforo de alrededor de 800 personas. El mayor teatro de Sevilla, el Maestranza, tiene capacidad para 1.800 espectadores.

'Sólo se explican desde la emoción'

Una vez en el teatro, Carlos Herrera hizo un recorrido por sus inicios como aficionado en su pregón de la feria taurina de Sevilla, aseguró que los toros "sólo se explican desde la emoción que causa la belleza".

 

'No es un tópico barato decir que es una fiesta profundamente española'

"Y también desde la tradición; y si después de tantos años de aguantar embestidas la fiesta sigue viva será por algo", añadió el pregonero, quien negó la violencia de una fiesta en la que "más allá de un '¡presidente, sinvergüenza!' es difícil que encuentren nada".

En relación con los ataques recientes que ha sufrido el mundo de los toros, como la declaración de Barcelona como ciudad antitaurina, el pregonero señaló que "no es un tópico barato decir que es una fiesta profundamente española; la existencia para el español sólo parece que tiene autenticidad cuando se vive como una aventura".

Herrera también lanzó un órdago a los poderes políticos para que se involucren en la defensa de la tauromaquia: "Echo en falta, desde el poder, menos complejos para defender la fiesta, no sólo una expresión artística sin parangón en el mundo, sino una industria de la que dependen muchos puestos de trabajo. Sin contar con el ecosistema".

Un recorrido por la copla, una de sus grandes pasiones, y el toro, adentró al pregón en un cuerpo central en el que la lírica sucedió a la reivindicación social y política del mundo de los toros.

El pregón también se detuvo para recordar a numerosas figuras del toreo: desde Manolete a Pepe Luis; de Joselito o Belmonte a El Gallo. De El Cordobés a Tomás; de Cagancho a Curro Romero.

El acto, que abarrotó todas las localidades del teatro Lope de Vega contó con la presencia de numerosos representantes de la sociedad sevillana y el mundo de la política y el toreo. De todos ellos, fueron Curro Romero y la duquesa de Alba los que causaron mayor expectación antes de que la organización decidiera cerrar la puerta cuando aún aguardaban colas de centenares de aficionados.


enviar a un amigo comentar
[Se publicará en la web]
facebook

Traducir de 

Comentarios 0

Documentos anexos
13/04/2009 ABC SEVILLA

Enlaces asociados
ABC SEVILLA
diariodesevilla.es

Administración
  Herrera en la red
  Herrera en imágenes
  Sitios que me gustan
 
©Carlos Herrera 2003, Todos los derechos reservados
Desarrollado y mantenido por minetgen, s.l.