Luto nacional
 
6 de junio de 2020
 
   
     
     
Últimos artículos
Golpistas de ayer y hoy [ABC]
Los golpistas de Nissan [ABC]
Sainete Sánchez-Bildu [ABC]
Ciudadanos en su espesura [ABC]
El virus sigue ahí [ABC]
Entre el virus y el Gobierno... [ABC]
España nos mata [ABC]
Diez Minutos
VER-ORIGINAL
29 de agosto de 2007

Querida Diana


Diez años después de su muerte, observará desde donde se encuentre que muchos de los que lloraron amargamente su desaparición siguen recordándola como la insustituible reina de corazones que fue. Su accidente supuso la confirmación de un reinado paralelo en su país y en medio mundo: la institución a la que perteneció llegó a verse amenazada, a sentir un peligroso soplo en la nuca cuando demostró mucho menos estremecimiento que el de los comunes británicos al conocer su fallecimiento. Fueron horas de fiebre en las que la Corona inglesa demostró exceso de envaramiento, cosa que estuvo a punto de pagar caro.

El autismo tradicional hubo de trocarse por cierta muestra de conmoción, pero hoy la reina puede respirar tranquila ante los índices de popularidad. La gran lección suya, alteza, fue demostrar que mezclarse con la gente y mostrar humanidad en el trato con los súbditos permite hacer de una monarquía medieval una monarquía querida. Aún hay quien sostiene que usted y su novio no murieron accidentalmente: la teoría de la conspiración decrece, pero se mantiene y está a la espera de unas últimas investigaciones judiciales. Ello servirá para mantener viva una luz de recuerdo de su persona, esa que seguirá viva, dicen, en los ojos de su hijo, el futuro rey. Algo tuvo usted que hoy, diez años después, hace que este cronista la recuerde con algún retazo sentimental. Espero sinceramente que esté descansando en paz.

 


enviar a un amigo comentar
[Se publicará en la web]
facebook

Comentarios 0

Traducir el artículo de 


Buscador de artículos
Título: 

En el texto del artículo

Texto de búsqueda: 


Administración
  Herrera en la red
  Herrera en imágenes
  Sitios que me gustan
 
©Carlos Herrera 2003, Todos los derechos reservados
Desarrollado y mantenido por minetgen, s.l.