Luto nacional
 
3 de diciembre de 2020
 
   
     
     
Últimos artículos
Nostalgia de Rubalcaba [ABC]
La mala sangre [ABC]
Vótame y yo te blanqueo [ABC]
Castellano, ni en el recreo [ABC]
Ahí os quedáis [ABC]
El casadazo [ABC]
Registren a este Gobierno [ABC]
ABC
VER-ORIGINAL
27 de noviembre de 2020

Nostalgia de Rubalcaba


Era un hombre de Estado alojado en la izquierda

Ayer Felipe González se desmarcó, en un acto ecuménico en homenaje a Rubalcaba, de la estrategia de Su Sanchidad. Dijo, con una claridad aplastante, que él nunca pactaría con aquellos que quieren acabar con su país tal y como lo tiene interpretado su Constitución, por mucha legitimidad que tengan sus votos. Estaba sentado a pocos metros el ministro Ábalos, el cual se había empleado a fondo durante unos días en convencernos de que el Gobierno no había pactado con Bildu. No me consta ninguno de sus mohínes porque yo estaba a su espalda y no me dio lugar a comprobar si mostraba alguna incomodidad, que ya me imagino que no, porque todo fue muy «polite». Era un acto entre socialistas del Antiguo Testamento, y algún que otro outsider, en el que nadie iba a pisarse manguera alguna.

El magnífico periodista Antonio Caño presentaba su libro dedicado a Pérez Rubalcaba, y contaba con la presencia de quienes acompañaron al inolvidable (inolvidable, si, sé lo que digo) secretario general de los socialistas en los tiempos en los que determinados valores aún pervivían en la política española. Rubalcaba no fue ningún santo, pero su altura política, su capacidad de diagnóstico, su finura para el mal, su maniobrabilidad perversa, su sentido de Estado, jamás habrían contemplado el pillaje que los socios y amiguitos de Su Sanchidad han establecido en torno a la aprobación de los Presupuestos. Sánchez, ese aventurero de la política que ha demostrado largamente carecer de ningún tipo de escrúpulos, ha admitido cualquier precio con tal de seguir en el machito y en el Falcon tres años más: el castellano al desván, los militares fuera de Loyola, los golpistas indultados con reformas legales «ad hoc» y los madrileños, ay los madrileños, a pagar más de lo que pagan, aunque contribuyan más que ningún otro a la caja común.

Durante el debate se planteó una incógnita inquietante: ¿qué diría Rubalcaba de las cesiones y pactos de Sánchez con los históricos enemigos de España con los que hoy andan dándose el pico? Los ponentes en la presentación, Felipe, Elena Valenciano y Madina (que anduvo listo y brillante), dijeron que no era posible interpretar a Rubalcaba después de su muerte, y tenían razón. Pero es que no hace falta invocar el espíritu rubalcabista para saber lo que pensaría de este gobierno de arribistas. Ya lo dijo en vida. Cuando Alfredo Pérez Rubalcaba calificó de «Frankenstein» a la coalición de socios que iban a aupar a Sánchez a la presidencia del Gobierno, escribió lo que en términos periodísticos llamamos «un comentario editorial». Sánchez, a ojos de Rubalcaba, elegía los peores compañeros de viaje, probablemente porque él, Sánchez, era igual de malo que los demás. Difícilmente los compañeros de Rubalcaba habrían de ser los independentistas catalanes, los filoterroristas vascos y la basura populista de la Podemia.

Desgraciadamente, un accidente vascular nos privó de un hombre de Estado alojado en la izquierda. Hombre que también arrastra sombras a considerar, pero que, comparadas con la excrecencia presente, suenan a mera broma.

 

RUBALCABA: UN POLITICO DE VERDAD

COMPRAR EL LIBROAlfredo Pérez Rubalcaba fue una figura central del PSOE y de la políticaespañola de los últimos treinta años. Ninguno de los grandesacontecimientos sucedidos desde el primer gobierno socialista hastanuestros días -la lucha contra ETA, el 11M, la reforma del estatuto cataláno la abdicación real- pueden explicarse sin su presencia. La primerabiografía de un político inteligente, brillante, estratega, lúcido, ingenioso,discreto, leal y prudente que dejó huella en la sociedad española.

ANTONIO CAÑO fue director de El País entre 2014 y 2018. Inició sucarrera periodística como redactor de la sección de internacional para laagencia EFE. Ya en el diario del Grupo PRISA ocupó distintasresponsabilidades y cubrió acontecimientos como la guerra del Golfo, lade las Malvinas y los conflictos en Chad o El Salvador, la caída delsandinismo en Nicaragua y cuatro elecciones presidenciales en EstadosUnidos. Desde 2006 ejerció como corresponsal jefe en Washington y en2013 puso en marcha la edición América del diario, supervisando suexpansión en América Latina. 


enviar a un amigo comentar
[Se publicará en la web]
facebook

Comentarios 0

Traducir el artículo de 


Buscador de artículos
Título: 

En el texto del artículo

Texto de búsqueda: 


Administración
  Herrera en la red
  Herrera en imágenes
  Sitios que me gustan
 
©Carlos Herrera 2003, Todos los derechos reservados
Desarrollado y mantenido por minetgen, s.l.