21 de mayo de 2024
 
   
     
     
Últimos artículos
Deterioro eres tú, corazón [ABC]
Audaz salto al vacío [ABC]
Yo voto de sábado a sábado [ABC]
Las cosas de la termita [ABC]
Otra vez el «Francomodín» [ABC]
RTVE, el carguero de Baltimore [ABC]
«Nine to Five» [ABC]
ABC
VER-ORIGINAL
28 de diciembre de 2023

¡Feliz Saturnalia!


Un ministro del Gobierno felicitando a «la comunidad cristiana» como si fuera el rey de Tailandia a los pocos cristianos que celebran allí sus cosas

La vida política también está en los pequeños detalles, tanto como en las grandes decisiones de alcance estratégico. Suelen ser pequeñas fotografías del costumbrismo y dan idea de las intenciones de quienes los protagonizan. Hace un par de días, el ministro de la Presidencia y Varias Cosas Más, emitió un comunicado en las redes sociales felicitando la Navidad «a la Comunidad Cristiana de España», en unos términos que más o menos conocemos todos. Es decir, un ministro del Gobierno de España felicitando a la comunidad cristiana como si fuera el rey de Tailandia a los pocos cristianos que celebran allí sus cosas, o como si los cristianos fuesen los simpáticos budistas de alguna aldea serrana que conmemoran el nacimiento del líder. Como si fuera, incluso, una minoría étnica que practica extravagantes fiestas llenas de costumbres coloristas. Eso, en puridad, solo lo hace un majadero. Sea el ministro o el escriba que le solventa esa tarea.

Poco debe importar que fuera la Fe la que movilizara a esta vieja Nación y que el Cristianismo sea el lugar en el que hinque sus raíces; también que ocupe nuestra cultura y quehaceres más allá de la intensidad con la que cada cual viva la expresión religiosa, es decir, acuda a la Eucaristía o no, que siempre es lo que suelen argumentar aquellos que quieren desproveer de importancia al Cristianismo en nuestras vidas alegando que en su barrio van a misa solo un puñado de fieles. Conviene recordar que los católicos, la inmensa mayoría de España, son, evidentemente, cristianos, lo que no ocurre en su totalidad al revés. Cierto es, como le gustaba recordar al cardenal Tarancón, que a los católicos nos conviene ser un poco más cristianos de lo que somos, pero ignorar de un plumazo la superioridad social católica y difuminarla en la cristiana es otra forma de no ver bien la realidad y sí de huir de la realidad social del país que supuestamente gobiernas.

La condescendencia con la que está expresado el mensaje de felicitación conlleva también el desprecio del contraste: felicita a quienes celebran la Navidad como si estuvieran viviendo el año nuevo chino, cosa que supongo realizará, en términos parecidos, cuando llegue la fecha. Felicitará el Ramadán –de hecho siempre lo hace– a la Comunidad Musulmana, con la misma intensidad y nadie podrá argumentarle que ha descuidado a ningún grupo minoritario, olvidando que el Nacimiento de Jesús no es un hecho insignificante para los españoles, ni religiosa ni culturalmente, empezando por él, que el día de Navidad hace fiesta.

Entramos en el año 2024 de la Era Cristiana y a este peculiar cretino se le ocurre felicitar a sus conciudadanos como si felicitara a la Comunidad del Anillo. Luego dice el Gran Felón que ellos son los insultados. Poco les dicen. Sánchez, Gracita Bolaños, ¡Feliz Saturnalia!


enviar a un amigo comentar
[Se publicará en la web]
facebook

Comentarios 0

Traducir el artículo de 


Buscador de artículos
Título: 

En el texto del artículo

Texto de búsqueda: 


Administración
  Herrera en la red
  Herrera en imágenes
  Sitios que me gustan
 
©Carlos Herrera 2003, Todos los derechos reservados
Desarrollado y mantenido por minetgen, s.l.