18 de noviembre de 2019
 
   
     
     
Últimos artículos
Tierra de fascistas [ABC]
Los Reyes a Cuba [ABC]
Ahora a ocuparse de los vivos [ABC]
Cuando no hay amparo [ABC]
Vergonzoso e infame [ABC]
Populismo a dentelladas [ABC]
Como en un cuadro de Picasso [ABC]
ABC
VER-ORIGINAL
3 de noviembre de 2001

EL CAÑERO: Otra de jueces


Escuchaba ayer como advertía el Profesor Gimbernat que el envío de cartas supuestamente infectadas de ántrax no constituye delito alguno en España, ya que, al fin y al cabo, sólo contienen productos inofensivos. Si la Policía, por tanto, descubre a alguno de los malintencionados que pretenden meter miedo en el cuerpo a determinados conciudadanos suyos, sepan que no les va a pasar absolutamente nada ya que «sólo envían polvos de talco». Para los jueces, a buen seguro, no contará que hayan podido crear inquietud, azogue, incomodidad, susto, inconvenientes: la legislación española no contempla esa posibilidad. Se irán de rositas pese a que hayan provocado pánico a unos cuantos. España es así con sus cosas y sus jueces ven la vida desde la vertiente cómoda.

Díganme si no como hay que considerar la sentencia de un tribunal de la Audiencia Provincial de Pontevedra que ha condenado a nueva meses de prisión y a una indemnización a un hombre que, al defender a una joven que estaba siendo víctima de una grave agresión sexual, le arreó un puñetazo al violador. La susodicha Audiencia no sólo no ha actuado de oficio contra el agresor -que ya tenía medio desnuda a su víctima en medio de una importante violencia- sino que ha admitido su denuncia por agresión y ha condenado al que salvó a la señorita de una segura violación. Por surrealista que parezca eso ha sido tal y como lo leen. El Presidente del Tribunal, sin vergüenza, y sus dos magistrados ayudantes, han considerado probado que la intervención -un mandoble que le saltó dos dientes- evitó males mayores ya que el sujeto estaba agrediendo sin contemplaciones a una trabajadora de su empresa a la que arrinconó en un lugar apartado.

Ello, no obstante, no empece para que el salvador, según estas lumbreras jurídicas, no obrara desproporcionadamente y merezca una condena como esta. Según el tribunal el ciudadano debería haber convencido con argumentos más astutos al salido, reconveniéndole amablemente de su acción y afeándole la conducta con educación. El agresor sexual va a trincar una pasta y tiene nueve meses por delante para acabar su trabajito sabiendo que quien intervino estará ese tiempo ocupado en prisión. Extraordinario.
 


enviar a un amigo comentar
[Se publicará en la web]
facebook

Comentarios 0

Traducir el artículo de 


Buscador de artículos
Título: 

En el texto del artículo

Texto de búsqueda: 


Administración
  Herrera en la red
  Herrera en imágenes
  Sitios que me gustan
 
©Carlos Herrera 2003, Todos los derechos reservados
Desarrollado y mantenido por minetgen, s.l.