22 de agosto de 2019
 
   
     
     
Últimos artículos
La paradoja de Andalucía [ABC]
Menuda comedia [ABC]
La noche de un sencillo muchacho de Albacete [ABC]
Tiempo de amateurs [ABC]
De Ayamonte a Isla Canela [El Semanal]
El jardín del almirante [El Semanal]
El prólogo navarro [ABC]
ABC
VER-ORIGINAL
13 de enero de 2001

Esto es Jauja


Somos los mejores. Somos los más compresivos, los más tolerantes, los más demócratas. Damos lecciones a los americanos, a los británicos, a los franceses, a los alemanes. En España es donde en verdad se hace política progresista con los delincuentes de todo grado, no en el resto de Europa, donde son capaces de encarcelar a un asesino a perpetuidad. Nosotros les castigamos un poquito, les reñimos, les afeamos la conducta y luego les dejamos en libertad porque no se corresponde con políticas de progreso encerrar a quien ha matado.

La ineptitud de los administradores, el complejo de los legisladores, y la relajación de los Juzgados van a hacer posible la puesta en libertad de, por ejemplo, dos recientes asesinas en cuestión de días. Poco importa lo que sienta hoy mismo los padres de la chiquilla de San Fernando macheteada por dos amiguitas. La Justicia española no repara en esos equilibrios. Los asesinos de Lucrecia, aquella pobre mujer dominicana balaseada simplemente por ser negra, estarán mañana en casa al cuidado de papá y mamá. Han pasado ocho años. Sólo. En el caso anterior, seis meses. En el del muchacho de la katana, otro tanto. Entre uno s y otros, entre legisladores incapaces y administradores ineptos, seguimos demostrando al mundo cuán barato es matar aquí. ¿Se imaginan este mismo caso en países de nuestro entorno? ¿Es necesario recordar como tratan los británicos a los niños asesinos? ¿Saben ustedes que democracias tan asentadas como la francesa o la alemana contemplan y practican la cadena perpetua? Después de que las asesinas de Klara estén en casa —vigiladas a distancias por una tutora o algo así— la ciudadanía española tendrá todo el derecho a pensar que nuestra Administración de Justicia está más preocupada por proteger a los verdugos que por garantizar la libertad a las víctimas. Pero eso no ha de extrañar en un país donde hasta algunos obispos están más preocupados por quien lleva pistola que por quien recibe las balas.

Esto es Jauja. Así cualquiera es asesino. Con tanto progresismo va a haber que meterse en las cárceles para estar seguros


enviar a un amigo comentar
[Se publicará en la web]
facebook

Comentarios 0

Traducir el artículo de 


Buscador de artículos
Título: 

En el texto del artículo

Texto de búsqueda: 


Administración
  Herrera en la red
  Herrera en imágenes
  Sitios que me gustan
 
©Carlos Herrera 2003, Todos los derechos reservados
Desarrollado y mantenido por minetgen, s.l.