Luto nacional
 
30 de octubre de 2020
 
   
     
     
Últimos artículos
El casadazo [ABC]
Registren a este Gobierno [ABC]
Un chulángano aquí y un rey allí [ABC]
La tormenta perfecta [ABC]
Estafa [ABC]
La jodienda [ABC]
Sin liquidez y en las peores manos [ABC]
ABC
VER-ORIGINAL
14 de abril de 2005

Mi no comprender


Mi no comprender. Lo cual, efectivamente, no es nuevo ya que uno no está excesivamente hecho a la comprensión inmediata así, al primer muletazo. Pero no comprender. El tío que encuentre la explicación de por qué el Gobierno a través de su Fiscalía se esforzó de manera tan aplicada en quitar de la circulación electoral la lista otra de Batasuna y, en cambio, se ha quitado a sí mismo de en medio para no retratarse con los muchachitos comunistas de las tierras vascas... se hace rico dando la clave a todos los columnistas que llevamos dos días dándole vueltas al tema. Yo he leído ya de todo, pero casi todos los colegas que me gustan coinciden en una: al Gobierno no le interesa. Los que me gustan menos tienen otra explicación, y se ponen muy así de perfil para la foto, dando el lado más comprensivo con las incomodidades de la democracia, quedando de guapos y de sufridos demócratas que no veas: dicen que ya hubiera querido el Gobierno, pero que hay cosas que no se pueden hacer si creemos en la democracia y bla bla bla.

Pero insisto en que tiene difícil venta tomar esa decisión, la de no instar a la ilegalización -ya que el Gobierno, queridos compañeros elegantes y selectos, no ilegaliza: lo hacen los jueces- como sí hizo un par de semanas atrás. Entre los otros y estos no hay apenas diferencias. Ya lo siento, pero no las hay. Y si esperamos a que se sienten en el Parlamento vasco los dos o tres o cuatro que salgan, no servirá de nada instar luego a su ilegalización ya que la experiencia nos enseña que entre la legalidad y la realidad siempre hay un Atucha y una Nekane Bolado. Y si me apuran, hasta un Cándido fiscal que dice eso de que se opondrá a que encausen al presidente del Parlamento de Vitoria por no cumplir una sentencia del Supremo. Por ello, y a pesar de lo injusto que resulta sembrar duda alguna acerca de la limpieza de frente alta y clara del Gobierno de Rodríguez, hay quien colige que detrás de esta maraña de sinsentidos está el mero interés electoral. Alguien en el entorno o en el corazón mismo de quien decide finalmente estas cosas echa las cuentas de lo que supone restarle votos a Ibarreche y su mariachi y -como una lechera postindustrial- se apunta el beneficio. Sale corriendo por los pasillos de palacio, abre a trompicones la puerta del despacho del jefe, blande unos papeles en la mano y grita sin respiración: ¡Ya lo tengo! Ese estratega deduce que lo que vaya a parar a los chalados estos de las tierras vascas -que han jugado criminalmente con el recuerdo del asesinato de Miguel Ángel Blanco- son apoyos indirectos e involuntarios a la lista de Pachi, ya que no sube Juanjo y María no cuenta para un futuro de alianzas del nuevo amanecer del día dieciocho a las ocho. He aquí la maldad. De ser así, no tendría sentido el lamento de incomprensión que esbozaba en los inicios ya que la cosa estaría más o menos diáfana.

Pero uno siempre quiere creer que está gobernado por altos e imparciales buscadores de la verdad y del camino recto y que todo este trasunto sólo puede estar gobernado por la fatalidad que tiene ser tan demócrata, jolines, que es que somos de un demócrata que te entran hasta picores de autosatisfacción. Los de Aukera eran pérfidos de la muerte, pero los de las Tierras Vascas si lo son, no podemos demostrarlo. Vaya por Dios, qué suerte tienen siempre los malos de encontrarse por el camino con alguien interesado en que sigan caminando.
 


enviar a un amigo comentar
[Se publicará en la web]
facebook

Comentarios 1

24/04/2005 21:28:50 CRISANTO PARRA GARCIA
Traducir el artículo de 


Buscador de artículos
Título: 

En el texto del artículo

Texto de búsqueda: 


Administración
  Herrera en la red
  Herrera en imágenes
  Sitios que me gustan
 
©Carlos Herrera 2003, Todos los derechos reservados
Desarrollado y mantenido por minetgen, s.l.