18 de noviembre de 2019
 
   
     
     
Últimos artículos
Tierra de fascistas [ABC]
Los Reyes a Cuba [ABC]
Ahora a ocuparse de los vivos [ABC]
Cuando no hay amparo [ABC]
Vergonzoso e infame [ABC]
Populismo a dentelladas [ABC]
Como en un cuadro de Picasso [ABC]
ABC
VER-ORIGINAL
14 de junio de 2002

Cumbres borrascosas


Se está poniendo la gente nerviosa. Muy nerviosa.

A Carlos Dávila, que es como es y que o lo tomas o lo dejas -yo lo tomo-, unos cuantos matones del Comité de Empresa de RTVE al más puro estilo parafascista le han arrinconado por esos pasillos donde hacen vida para abroncarle por no secundar la huelga política que han puesto en marcha sindicatos, IU y, claramente, los sociatas, y por, además, decirlo en los medios como si tal cosa. A ver qué se ha creído el pollo. Para un sector encendido de la izquierda más arcaica asegurar en un medio público que, no sé, la gran marcha organizada por Fidel Castro para pedir más socialismo recuerda mucho a aquello de «el gran salto adelante» o a las manifestaciones que organizaba Franco «porque sí», es «ser cómplice de las consignas totalitarias del capitalismo asesino», como me dijo hará pocos días un propio. Un magro grupo de emigrantes ilegales se ha encerrado -previo acuerdo con los titulares del terreno, claro está- en una universidad sevillana con la intención de que aquello de «papeles para todos» sea puesto inmediatamente en marcha y sin restricción alguna; están organizados y jaleados por extraños y confusos personajes que vienen a oficiar -como dice el maestro Burgos- de nuevos y modernos negreros y que, curiosamente, organizan el encierro en vísperas de una Cumbre Europea y con todos los parabienes políticos de quienes hacen de cualquier motivo una excusa de enfrentamiento con el Gobierno central, dígase la iluminada rectora, dígase quien la paga; bien, pues decir que no se puede sentar un precedente irresponsable suministrando documentos y salvoconductos a quienes utilizan la coacción es garantizarte el estigma de insolidario cómplice de los reaccionarios europeos.

Hoy lo que se lleva es aplaudir la decisión demagógica y dudosamente constitucional de José Bono de imponer listas electorales tuya-mía, tuya-mía, merced a las cuales si un partido quiere presentar una lista con cinco mujeres seguidas en sus primeros puestos se va a encontrar con la misma negativa que aquél que pretenda lo contrario, cinco hombres. Es la voluntad de Bono. El que diga que esa medida no respeta la libertad de elección del ofertante está condenado al hondo e insondable pozo de los mismos reaccionarios. La ciudad de Sevilla, más apática que nunca, más pintarrajeada que nunca, más inane que nunca, más desorientada que nunca, ve con resignación cómo se ha convertido en el escenario de la confrontación política más irresponsable de los últimos años: un Ayuntamiento incapaz se suma a una Administración autonómica incapaz para organizar de la mejor manera posible una huelga en la que «tienen que pararse hasta los relojes» y en la que se utilizarán todos los medios al alcance de sindicatos y demás trincones para que a nadie en su sano juicio se le ocurra ponerse a trabajar. Para eso estarán los piquetes coactivos, de los que formarán parte destacados políticos de IU. En un mismo cruce de calles coincidirán los antiglobalización, a los que Junta y Ayuntamiento han brindado todas las facilidades, los piquetes «informativos», con el paso alegre de la paz, los emigrantes encerrados, con sus negreros a la cabeza, exigiendo papeles, los policías locales y bomberos, con sus reivindicaciones económicas, los graffiteros con sus sprays y, posiblemente, al paso que lleva, hasta el arzobispo de Sevilla blandiendo pastorales. En medio, cercados por las vallas y absolutamente perplejos, los sevillanos que no se hayan ido a la playa.

Y, por si fuera poco, el estadista Jesús Caldera, asegura categórico que el día en que él mande, cosa que ocurrirá antes o después, prohibirá que TVE programe «Operación triunfo» ya que a él no le gusta. Que le guste a diez millones de españoles le trae al fresco. No se emite y ya está.

Cosas de la patria mía.
 


enviar a un amigo comentar
[Se publicará en la web]
facebook

Comentarios 0

Traducir el artículo de 


Buscador de artículos
Título: 

En el texto del artículo

Texto de búsqueda: 


Administración
  Herrera en la red
  Herrera en imágenes
  Sitios que me gustan
 
©Carlos Herrera 2003, Todos los derechos reservados
Desarrollado y mantenido por minetgen, s.l.