22 de agosto de 2019
 
   
     
     
Últimos artículos
La paradoja de Andalucía [ABC]
Menuda comedia [ABC]
La noche de un sencillo muchacho de Albacete [ABC]
Tiempo de amateurs [ABC]
De Ayamonte a Isla Canela [El Semanal]
El jardín del almirante [El Semanal]
El prólogo navarro [ABC]
ABC
VER-ORIGINAL
5 de abril de 2002

Hoy no voy a trabajar


«Mire usted, señor director, mi niño está nervioso, disculpe que no vaya hoy a trabajar». Lo dice un padre de alumno con problemas, llámese suspensos, que se acoge a la norma que aprobará el PSOE cuando gobierne. «Pero, hombre, Pálmez, qué me dice usted, si hoy hay balance», responde el responsable de sección. «Ya lo sé, señor Arenillos, pero no sabe usted cómo se pone el chiquillo cuando el profesor le llama la atención. O lo llevo al Parque de Atracciones o hay drama».

Y es que la oposición ha comenzado por reconocer que la educación en España es un desastre -lo cual es digno de aplauso ya que así demuestra tener despiertos los sistemas de percepción y alerta- y, consecuentemente, ha desplegado una serie de propuestas encaminadas a evitar que nuestros jóvenes sean una magra legión de analfabetos impertinentes. Reconoce el principal partido que se enfrenta al todopoderoso Gobierno español que el sistema educativo que desplegó en sus muchos años en el poder se ha quedado tan inútil como cuando nació. La buena voluntad que desplegaron los socialistas en su momento y que se tradujo en una encomiable universalización del sistema educativo, es decir, que todo niño hasta los dieciséis años fuera a la escuela, le gustara o no, se compensó negativamente con el delirante articulado de unas leyes que acabó con el esfuerzo y la incentivación de los estudiantes. Hoy en día prolifera un tipo de alumno soberbio, inculto y desmotivado que precisará de un reciclado, el cual, me temo, ya no tiene a su alcance. Puede ser evitado en generaciones posteriores, siempre que se adopten las medidas pertinentes: las que propone Zapatero pasan, entre otras cosas, por librar de horas de trabajo a quienes padezcan en casa el síndrome del alumno con problemas escolares, lo que invita a concluir que cada español, más o menos, podrá escaquearse de su trabajo unas horas al mes a cuento de la inadaptación circunstancial a las matemáticas que sufra uno de sus vástagos. A la vista de la escasa eficacia de nuestro sistema educativo, ¿qué padre o madre no tiene en casa un chiquillo con problemas escolares?

La propuesta de los socialistas suena a eso de «vamos a decir lo que sea, con tal de decir algo». Suena a pendulazo imaginativo surgido de las prisas, de la necesidad de hacer creer al electorado que en su formación proliferan las ideas de gobierno, pero con fogonazos como el anterior sólo demuestran no tener claro el concepto de fondo en el que basar toda su política educativa, al igual que ocurre con su política fiscal o su política internacional. No sabemos si los socialistas quieren bajar o subir los impuestos, si están más cerca de la globalización o de la antiglobalización, si les puede el complejo autodeterminista, el federal, el confederado o el autonomista o si, por fin, quieren o no quieren examinar a los alumnos en los colegios para entrever si han sido capaces de aprender algo. Un partido que se permite el lujo de desbarrar calificando de «franquista» la intención de someter a los estudiantes a un examen eliminatorio, es un partido del que se puede esperar de todo. Haría bien el PSOE en enfriar el balón, tomar aire, eliminar mediocres de sus órganos decisorios y devolvernos la esperanza a quienes deseamos que la izquierda gobierne algún día este país con la garantía de que no lo van a desbaratar. Ello, evidentemente, no se consigue rescatando a Cipriá Ciscar -sin ir más lejos- o proponiendo medidas absurdas y precipitadas. Se trata de acertar en el diagnóstico, aunque sea por aproximación, y de plantear medidas terapéuticas sensatas, no barbaridades facilonas. Jamás la derecha se había frotado tanto las manos en España, jamás.


enviar a un amigo comentar
[Se publicará en la web]
facebook

Comentarios 0

Traducir el artículo de 


Buscador de artículos
Título: 

En el texto del artículo

Texto de búsqueda: 


Administración
  Herrera en la red
  Herrera en imágenes
  Sitios que me gustan
 
©Carlos Herrera 2003, Todos los derechos reservados
Desarrollado y mantenido por minetgen, s.l.