21 de octubre de 2019
 
   
     
     
Últimos artículos
Cuando no hay amparo [ABC]
Vergonzoso e infame [ABC]
Populismo a dentelladas [ABC]
Como en un cuadro de Picasso [ABC]
El betún [ABC]
El eucalipto de Gibraltar [ABC]
Para alquilar sillas [ABC]
ABC
VER-ORIGINAL
8 de septiembre de 2001

EL CAÑERO: Vuelven a resucitar


Resucita vigorosamente el manojo de muecas grotescas que empareja a los ministros de Dios en la tierra con una pandilla de trasnochados finiseculares. Resucitan de ese sueño silencioso que administran con la sabiduría oportunista que siempre les ha caracterizado: parece que han sido infectados por la bacteria de los tiempos, tan cruel, pero reaccionan recurrentemente y saben colocarse donde les corresponde. Resucitan de la ceniza de la transigencia y se alisan alborotados la sotana ante el pavor de haberse manchado de algún blanco nuclear. Resucita el gusto por la arenga, por la invectiva, por la soflama. Una profesora de Religión sale a tomar copas con sus compañeros y eso es suficiente para que ese manojo de equilibristas pida fulminantemente su despido, su excomunión civil, su apartamiento: el Ministerio de Educación, cobarde y bajuno, solo sabe decir, vergonzosamente, que ese asunto no le compete y que debe limitarse a seguir consignas. Valiente pandilla de majaderos unos y otros. Braman los resucitados por asuntos como este y son incapaces, en cambio, de ajustarle las variables a un cura del norte que niega un responso a un asesinado por el terrorismo que alguno de ellos colaboró en crear. Braman los resucitados por un quítame allá un condón y se callan cínicamente ante el comportamiento sexual de muchos sacerdotes con calentura. Braman los resucitados por la convivencia y la justicia y nada objetan acerca de lo que predica el obispo de Gerona (Gerona, Gerona, no pasa nada, ya lo escribió así Don Benito en sus Episodios), el cual mantiene que un buen cristiano sólo tiene que hablar en catalán y nada más que en catalán, incluso a quienes no lo entiendan. Braman contra una joven almeriense que solo ha hecho que enamorarse y se atreven a compararla con un talibán que pretendiera enseñar democracia: ninguno ha deshecho el asalto a la razón de ese obispo atolondrado.

Resucita la intolerancia de unos cuantos ante el silencio de tantos otros (obispos incluso) que me niego a creer que piensen así: son gregarios y callan, pero deberían hablar, decir que ellos no tienen nada que ver con los que quieren enterrar el sentido común a golpe de insensateces. Que hablen esos curas, que digan que no son así, que hablen los obispos disidentes si tienen lo que hay que tener, que salgan de ese armario histórico en el que unos cuantos quieren volverles a encerrar. Vamos, vamos ¿no nos iba a hacer libres la verdad?

No dejan de resucitar a diario argumentos suficientes para que acaben sintiéndose los mártires de una cruzada anticlerical, que es lo fácil, lo zafio. Que reflexionen y reaccionen, si se atreven, que es lo valiente, igual que reaccionaron cuando hubo que retirar el dinero de Gescartera. Veloces como el rayo. Como el rayo avisado.
 


enviar a un amigo comentar
[Se publicará en la web]
facebook

Comentarios 0

Traducir el artículo de 


Buscador de artículos
Título: 

En el texto del artículo

Texto de búsqueda: 


Administración
  Herrera en la red
  Herrera en imágenes
  Sitios que me gustan
 
©Carlos Herrera 2003, Todos los derechos reservados
Desarrollado y mantenido por minetgen, s.l.