22 de agosto de 2019
 
   
     
     
Últimos artículos
La paradoja de Andalucía [ABC]
Menuda comedia [ABC]
La noche de un sencillo muchacho de Albacete [ABC]
Tiempo de amateurs [ABC]
De Ayamonte a Isla Canela [El Semanal]
El jardín del almirante [El Semanal]
El prólogo navarro [ABC]
ABC
VER-ORIGINAL
19 de mayo de 2001

El «mesurado» Pujol


Algunas de las frases hechas más populares de la política de nuestro país son aquellas que, como lugar común, consisten en alabar gratuitamente y sin que venga a cuento la «moderación y sensatez» de Jordi Pujol, Pase lo que pase y diga la barbaridad que diga, siempre hay algún contertulio que se ve obligado a alabar la «prudencia» con la que está visto que se comporta siempre este hombre. Eso sí que es imagen de marca. El mismo Honorable que ha empobrecido la vida cultural catalana, que ha demonizado el castellano, que ha transformado injustamente la imagen de Cataluña en la de una pila de avaros y egoístas, acaba de tildar a los firmantes del Pacto contra el Terrorismo, víctimas de tantos crímenes, como «Cruzada anti–nacionalista». Esta vez ha sido el mismísimo Aznar, presidente de un partido al que le matan a sus miembros uno tras otro y que sustenta a Pujol en el Parlamento catalán —no al revés— el que, después de contestar con más o menos «firmeza», ha soltado la retahíla esa de «inteligente, mesurado y ponderado». ¿Qué tiene que decir o hacer Pujol, pues, para dejar de ser «inteligente y mesurado»?: ¿Salir al balcón —esa tentación irresistible y común en forma de sueño nacionalista que es asomarse a proclamar Repúblicas— y anunciar la segregación?.

A ningún miembro de colectivo nacionalista que se precie se le ocurriría jamás decir de Aznar —o de González— que se trata de un hombre “mesurado y prudente». Jamás. Y no porque Aznar no lo sea, que esa es otra discusión en la que el día que  quieran ustedes nos metemos, sino porque es el presidente del Gobierno de España, enemigo siempre potencial de las aspiraciones «nacionales» de determinados territorios. Sin embargo, todo gobernante español que se precie tiene forzosamente que decir que, el mismo Pujol que se frota las manos ante un hipotético futuro «autodeterminado» de los vascos, es un hombre tranquilo y edificante.

Este país nuestro está lleno de aquellos que no quieren enterarse de las cosas. Sigue siendo un lugar ideal para criar fama y echarse a dormir.


enviar a un amigo comentar
[Se publicará en la web]
facebook

Comentarios 0

Traducir el artículo de 


Buscador de artículos
Título: 

En el texto del artículo

Texto de búsqueda: 


Administración
  Herrera en la red
  Herrera en imágenes
  Sitios que me gustan
 
©Carlos Herrera 2003, Todos los derechos reservados
Desarrollado y mantenido por minetgen, s.l.