19 de abril de 2024
 
   
     
     
Últimos artículos
Las cosas de la termita [ABC]
Otra vez el «Francomodín» [ABC]
RTVE, el carguero de Baltimore [ABC]
«Nine to Five» [ABC]
¿TikTok nos espía? [ABC]
¿Cómo quiere el señor la amnistía? [ABC]
Todo a su tiempo y por orden [ABC]
ABC
VER-ORIGINAL
10 de marzo de 2023

La verdadera excepción ibérica


Un ejército de incompetentes e inútiles gobierna a 45 millones de personas

No soy el mejor conocedor de los historiales modernos relacionados con gobiernos de coalición, pero me he tomado la molestia de comprobar los últimos ejemplos europeos y he corroborado que existen casos de fuerzas políticas no excesivamente afines que, en un momento de exigencia nacional o de oportunidad insalvable, han establecido un pacto para gobernar situaciones, digamos, poco manejables. Las sociedades donde eso ha ocurrido han derrochado un ejemplar pragmatismo y una nada desdeñable capacidad de renuncia a la inquina política partidista. No existe el paraíso: la Arcadia feliz de las verdes praderas de la tolerancia mutua son más una ensoñación que una realidad. Sin embargo, determinados colectivos parecen estar más preparados para la cesión y el acuerdo que otros, y España no está entre los primeros, a pesar de que haya habido ofertas de pacto concreto que casi siempre han partido desde la derecha en dirección a la izquierda.

Nunca un gobierno de coalición, ni siquiera en los más edulcorados paraísos, está exento de tensiones: no dejan de ser dos fuerzas, o más, que han pugnado por el poder con programas distintos y objetivos diferentes, con clientelas en ocasiones opuestas y con miles de cuadros intermedios en espera de su oportunidad; y, sin embargo, aunque pueda parecer demasiado infantil manejar el argumento del bien común, efectivamente una idea de beneficio final colectivo preside las avenencias y las desavenencias de gente de signo contrario que son capaces de sacrificar supuestos e insalvables muros ideológicos. ¿Ese podría ser el caso de nuestro país?: tal vez en algún cuento de hadas, pero difícilmente en este escenario y con alguno de sus protagonistas. Es posible que a la derecha le complaciera –en busca de una dimensión histórica– protagonizar uno de esos pactos de ensoñación, transversal, de lado a lado, de opuesto a opuesto… pero la izquierda no lo aceptaría. Y tampoco lo propondría, aunque mandase como fuerza mayoritaria. Rajoy ofreció un pacto de gobierno a Sánchez en su día y la respuesta fue pareja al ya célebre «no es no».

Sin embargo, no he dado con ningún escenario parecido al del gobierno que ocupa el poder en España con el pacto Frankenstein. Dos fuerzas políticas, una socialista, otra comunista, ambas populistas, han escenificado sus desavenencias hasta el punto estupefaciente de acusar una a otra de «fascista» y lindezas parejas sin que ello haya causado una llamada al orden o una ruptura formal de la coalición. Se dicen entre ellos –y se escenifican– desaires e invectivas que en ningún país medianamente estructurado serían aceptables, ni para la imagen colectiva ni para la gobernabilidad de las cosas de comer. Un ejército de incompetentes, inútiles, arribistas, primarios, indocumentados, ignorantes, sectarios, vocingleros y estúpidos, desde quien preside el consejo hasta quien sirve los cafés, gobierna los destinos de 45 millones de personas sin que pueda hallarse, en el historial inmediato, un ejemplo que se asemeje. Una vez más, la excepción ibérica.


enviar a un amigo comentar
[Se publicará en la web]
facebook

Comentarios 0

Traducir el artículo de 


Buscador de artículos
Título: 

En el texto del artículo

Texto de búsqueda: 


Administración
  Herrera en la red
  Herrera en imágenes
  Sitios que me gustan
 
©Carlos Herrera 2003, Todos los derechos reservados
Desarrollado y mantenido por minetgen, s.l.