Luto nacional
 
29 de octubre de 2020
 
   
     
     
Últimos artículos
El casadazo [ABC]
Registren a este Gobierno [ABC]
Un chulángano aquí y un rey allí [ABC]
La tormenta perfecta [ABC]
Estafa [ABC]
La jodienda [ABC]
Sin liquidez y en las peores manos [ABC]
ABC
VER-ORIGINAL
7 de marzo de 2003

Las cosas de Pascual


«Para Pascual, Marcelo el de “Egunkaria” fue torturado, pero, en cambio, Gotzone y otros profesores vascos a los que torturan a diario con la amenaza, la extorsión y el insulto, no sufren el desapacible suplicio de la injusticia. Para Gotzone, ni una palabra. Para Marcelo sí»

¿De qué Pascual? ¿De Pascual Maragall o de Tomás Pascual? ¿De vendedor de humo o del vendedor de leche? ¿De cuál de los dos? Las cosas de Pascual Maragall tienen mucho que ver con la pérdida paulatina de la vergüenza y las cosas de Tomás Pascual tienen mucho que ver con la pérdida paulatina de mercado. Lo primero ocurre por un extraño proceso degenerativo según el cual un político pragmático y útil acaba imbuido del síndrome nacionalista que le rodea y lo segundo corre a causa del mismo síndrome paranoico y nacionalista que baña, como la miel espesa, a la sociedad civil catalana. A Tomás Pascual quieren fastidiarle el negocio en Cataluña como respuesta a su legítima decisión de comprar la leche a otros ganaderos distintos que los catalanes: parece que una controversia en cuanto a la definición de sus yogures ha deseado el desafuero y ha llevado las cosas a extremos que no desean ni Pascual ni sus consumidores ni nadie. Pero ya se sabe que los dictados nacionales que interpretan los druidas de la tribu sólo tienen una dirección y esa es la que señala la arcadia feliz de la soberanía. Lo demás, está de más. Si Tomás Pascual quiere que los catalanes beban su leche habrá de hacer las cosas como quieren los que deciden cuál es la Cataluña correcta, la Cataluña legítima, la Cataluña posible (no me cabe duda de que, antes o después, la cosa se arreglará: Pascual es listo y los consumidores catalanes también).


Son las cosas de Pascual, ha dicho Rodríguez Ibarra, no sé si con indiferencia o con desapego; son las cosas del nacionalismo, podría haber dicho, las cosas que hacen posible estar más cerca de verdugos que de víctimas, pero le ha faltado valentía al extremeño para alinearse un poco más con el sentido común. Son las cosas que impiden que, sin ir más lejos, un grupo de profesores de la Universidad de Barcelona pueda celebrar un acto igual que lo han celebrado Pepe Rei, Otegui o Ibarreche. El Magnífico Rector Joan Tugores ha estimado improcedente la solicitud y ha denegado las instalaciones de la universidad al colectivo de profesores que defiende, ya ven, el derecho elemental a la libertad de expresión. Para Tugores, pretender hablar de libertades desde la crítica al nacionalismo es una inaceptable provocación que no merece el concurso de sus abierta instalaciones, tan abiertas que suelen entrar en ellas con total impunidad los muchachotes independentistas subvencionados por la administración autonómica que usan con frecuencia la violencia para impedir el normal desarrollo de todo acto en el que se exprese la más mínima crítica al totalitarismo nacionalista. Dice Tugores que el acto que pretendía encabezar Gotzone Mora, miembro de ¡Basta Ya! e impulsora de la plataforma Profesores por la Libertad del País Vasco, no concuerda con el «compromiso por la pluralidad, la tolerancia y el diálogo» por el que debe velar la Universidad y bla bla bla bla. Hasta el momento, Pascual, el de las cosas, no ha abierto la boca para decir que tiene la sensación de que Gotzones y sus secuaces tienen razón. Para Pascual, Marcelo el de «Egunkaria» fue torturado, pero, en cambio, Gotzone y otros profesores vascos a los que torturan a diario con la amenaza, la extorsión y el insulto, no sufren el desapacible suplicio de la injusticia. Para Gotzone, ni una palabra. Para Marcelo sí.


A Fernando Savater le arrearon sin disimulo —al igual que hicieron e su día con Jon Juaristi y Aleix Vidal Quadras— y tampoco Pascual sintió la necesidad de expresar sus sensaciones. Tugores calló como un miserable y nadie en Cataluña ha osado alzar la voz. Ese es el panorama que hace que algunos sintamos, desconsolados, el desagradable arañazo del desengaño.


Querido Tomás, estos sí que son la leche.


enviar a un amigo comentar
[Se publicará en la web]
facebook

Comentarios 0

Traducir el artículo de 


Buscador de artículos
Título: 

En el texto del artículo

Texto de búsqueda: 


Administración
  Herrera en la red
  Herrera en imágenes
  Sitios que me gustan
 
©Carlos Herrera 2003, Todos los derechos reservados
Desarrollado y mantenido por minetgen, s.l.