Luto nacional
 
12 de agosto de 2020
 
   
     
     
Últimos artículos
Volveré. O no... [ABC]
Moción a favor de Sánchez [ABC]
Ni arrepentimiento, ni no reincidir [ABC]
La paja de Corina y el grano de los hechos [ABC]
Las comisiones inquietantes y el cuento sanchista [ABC]
Galicia, caminar con lo puesto [ABC]
La cloaca eres tú [ABC]
El Semanal
VER-ORIGINAL
12 de diciembre de 2004

¿Qué es eso de cantar villancicos en un país laico?


Me gustan, pero tal y como están las cosas, no sé si debo pedir perdón por ello 

Empecemos por el principio: no he cantado un solo villancico en toda mi puñetera vida. Por varias razones, pero especialmente por una: canto como para que me den en la frente con una alpargata de canto. No hay nada peor, efectivamente, que una reunión medianamente armónica en la que un grupo voluntarioso entona diversos cánticos y en la que surge, desde la bruma de los silencios, una voz que lo estropea todo. Al ser yo esa voz, prefiero abstenerme. Sólo hay algo peor que cantar mal: cantar regular.

El que canta rematadamente mal es hasta gracioso y se convierte en un freaky coreado, pero el que canta regular, acertando una nota sí y cuatro no, es francamente insoportable. Pero este año, motivado por la visceral reacción vomitiva que me dan los que quieren ser más laicos que el mismo Rodríguez Zapatero, pienso salir a la calle confundido entre el Coro de Campanilleros del Cerro del Águila, que comanda mi compadre Guillén, el incomparable capataz que, ora solo, ora con el mítico Paco Reguera, manda cuadrillas de costaleros como el que manda batallones de ángeles custodios.

Es costumbre sevillana –y no sólo sevillana– recorrer las noches de los pueblos o del centro de la ciudad acompañados de un búcaro, dos guitarras y alguna pandereta amenizando los días previos a la Navidad. Así lo hacen los hombres y mujeres de la Tambora de Salteras o del Coro de Huévar en esas veladas en las que los adoquines brillan como si un pincel los hubiera pintado con el rocío temprano de diciembre. Pasean, se paran ante los viejos portones del pueblo y cantan. Esas voces viejas de la tradición son capaces de rescatar alguno de los sabores de la Navidad perdidos en los oscuros desvanes de la memoria. Me gustan, ciertamente. Pero, tal y como están las cosas, ya no sé si debo pedir perdón por ello.

Aun así, ya he tomado la decisión: después de haber escuchado cómo algunos idiotas con balcones a la calle, chaflán y patio interior han eliminado de sus costumbres la interpretación de villancicos para así asumir la ola de laicismo decretado que nos invade, cambiaré absolutamente mis principios y me dispondré a cantar hasta el agotamiento. Si unos cuantos gilipollas quieren cogérsela con aquel papel con el que nuestros mayores liaban el tabaco de petaca, que se la cojan si se la encuentran. En algún colegio bienpensante, algunas familias han reclamado que se elimine el festival de villancicos para ser coherente con la aconfesionalidad de la escuela pública. Manda cojones. Otros han propuesto eliminar los nacimientos que algunos ayuntamientos instalan en lugares emblemáticos para no molestar a ciudadanos de otras confesiones, musulmanes mayormente.

Algún consistorio lo ha hecho: Gijón, por ejemplo. Cuando tanto tonto se pone de acuerdo para sobrepasar el listón de la estulticia que se le supone a la media de los ciudadanos, hay que tomar alguna postura: puede uno reírse de la contumacia con que los necios demuestran que lo son o, directamente, tomar partido por las cosas. Está visto que aquí se trata de querer llegar siempre un paso más allá de las normas y de ser mucho más exquisito que aquellos a los que se pretende complacer. Por ello, la inmensa mayoría de españoles normales a los que no les ha entrado por la sangre el Virus de la Idiotez Soberana debería decir algo.

Lo siento por los musulmanes y los partidarios del bautizo civil que vean herida su sensibilidad cuando me escuchen masacrar la música por las calles, pero es que eso de cantar villancicos lleva siendo así en este asomo de país desde antes, incluso, de que naciera Rodríguez Zapatero y se cociera el Advenimiento del Laicismo.

Entiendo perfectamente al que aborrece la Navidad y lo único que d


enviar a un amigo comentar
[Se publicará en la web]
facebook

Comentarios 1

02/01/2005 14:59:20 CRISANTO PARRA GARCIA
Traducir el artículo de 


Buscador de artículos
Título: 

En el texto del artículo

Texto de búsqueda: 


Administración
  Herrera en la red
  Herrera en imágenes
  Sitios que me gustan
 
©Carlos Herrera 2003, Todos los derechos reservados
Desarrollado y mantenido por minetgen, s.l.