8 de octubre de 2022
 
   
     
     
Últimos artículos
La estampida fiscal [ABC]
Billete a Portugal [ABC]
El primo de la difunta [ABC]
Los planes perversos de Sánchez [ABC]
Indulto: humanidad o fosa séptica [ABC]
Canela fina | Carlos Herrera [La Razón]
Qué va a ser del PSOE... [ABC]
El Semanal
VER-ORIGINAL
13 de marzo de 2011

El ahorro de España y el suyo de usted


Corría el año 73 y la guerra entre árabes e israelíes puso el petróleo por las nubes, despertando al mundo e ilustrando a sus pobladores de las muchas tensiones que le esperaban en el futuro. La economía española sufrió lo indecible -aunque mucho más sufriera en la crisis petrolífera del 77 y 78- y diseñó una campaña de ahorro que se resumió en una frase conminatoria: «Aunque usted pueda, España no puede». No se trata de que pueda permitirse lujos o no, se trata de que se rebaje la factura total que pagamos de petróleo y de que el dinero no se vaya alegremente por la ventana. Eso venía a decir aquel eslogan que ignoro si fue razonablemente efectivo. Desde aquella primera lección, el mundo no ha sido capaz de desarrollar una tecnología que permita los traslados en automóviles sin tener que depender de los combustibles fósiles, y el precio que pagar por ello ha sido estar sujeto a repetidas y recurrentes crisis petrolíferas surgidas de lo delicado de los escenarios en los que se produce gran parte del oro negro. Cíclicamente, la factura del petróleo que hay que pagar por casi todos los países ha puesto en jaque sus economías y ha supuesto un duro banco de pruebas para los ciudadanos menos adinerados. Todo es más caro, como podemos imaginar, porque todo se transporta y mucho se confecciona mediante la energía que surge de la combustión de diversos productos derivados de ese líquido negro hallado en las entrañas de la tierra y que parece que no se va a acabar nunca. Y aunque el petróleo suba y baje, aquello que es repercutido por sus subidas suele bajar muy pocas veces, con lo que todo es más caro y tal y tal.

Ahora andamos alarmados por las consecuencias que presenta el conflicto interno libio, el cual ha significado una subida del barril -hasta el momento de escribir este suelto- a 111 dólares. Por supuesto ha estado mucho más caro en otros momentos y ha flaqueado más, mucho más, su producción, pero parece que ahora estemos a la puerta del fin del mundo y que el escenario inflacionista y ruinoso de nuestra economía no vaya a poder soportar un conflicto como el de estos días. Así que el Gobierno español le ha dado a la máquina de confeccionar ocurrencias y, después de unos días de incertidumbre, ha decidido que circulemos a 110 km/h por aquellos tramos en los que está autorizado hacerlo a 120. A la par de tan caprichosa decisión, equiparable a aquella del 73, se ha desatado la fiebre del ahorro y los gobernantes se han dispuesto a hacer en grandes proporciones lo que los ciudadanos llevan haciendo tanto tiempo como hace que empezaron las apreturas que ellos negaron machaconamente una y otra vez. Y, ocurrencia tras ocurrencia, no sé cuánto dinero dicen que llevamos ahorrado ya, pero siempre encuentran una paternalista explicación para justificar su intervencionismo en nuestra vida privada. ¡Claro que un ciudadano sabe lo que tiene que hacer cuando sube la gasolina!: ¡consumir menos!, y no hace falta que lo obligue el ministro de turno. A él y a otros del Ejecutivo ha habido que explicarles que el consumo de gasolina no está en función de la velocidad, sino de las revoluciones del motor, y que lo que se dejará de gastar por circular a 110 no pasará de ser una mera anécdota, y que dicha anécdota puede que no compense otros costes asociados, entre los que se encuentra, por ejemplo, estar más tiempo en la carretera, cosa que no siempre es rentable y no siempre gusta al conductor.

Este gobierno de nuestras angustias, tan bien intencionado siempre y tan torpe en cada una de sus disposiciones -que siempre acaban traduciéndose en un disparo en el pie-, es el mismo que argüía que mediante el gasto público se excitaba la economía, ya que se ponía dinero en circulación y así se hacía crecer el consumo. Mediante esa fallida idea, se pulieron el superávit español -planes E, cheques bebé, paga de 400 euros, etcétera-, y ahora andan recordándole a usted que ahorrar en determinados apartados no es mala cosa. Y, además, obligándolo; cuando el petróleo, por ejemplo, no lo paga España, lo pagan los españoles...

Ay, Señor, ¡tantos años pasados para volver a los eslóganes del 73!


enviar a un amigo comentar
[Se publicará en la web]
facebook

Comentarios 1

14/03/2011 0:39:51 david
Traducir el artículo de 


Buscador de artículos
Título: 

En el texto del artículo

Texto de búsqueda: 


Administración
  Herrera en la red
  Herrera en imágenes
  Sitios que me gustan
 
©Carlos Herrera 2003, Todos los derechos reservados
Desarrollado y mantenido por minetgen, s.l.