Luto nacional
 
25 de septiembre de 2020
 
   
     
     
Últimos artículos
La jodienda [ABC]
Sin liquidez y en las peores manos [ABC]
La bruja Lola con toga [ABC]
Volveré. O no... [ABC]
Moción a favor de Sánchez [ABC]
Ni arrepentimiento, ni no reincidir [ABC]
La paja de Corina y el grano de los hechos [ABC]
ABC
VER-ORIGINAL
24 de abril de 2015

«Soraya del Real»


Los candidatos del PP parecen almas en pena camino del crematorio, y no es para menos

AMPLIARESTE nuestro es un Gobierno marcado por algunas fatalidades. Independientemente de su capacidad de acierto en el diagnóstico y la terapia de los problemas de todo tipo que avasallan a los españoles, al Ejecutivo de Rajoy le asaltan los imprevistos con una regularidad que recuerda la lenta descomposición electoral que experimentaron los últimos gobiernos de González. Pudiendo presentar un balance más que notable en la gestión de la crisis y la salida de la misma hacia la recuperación, los hombres y mujeres de La Moncloa gobiernan de sobresalto en sobresalto y no han sido capaces de convencer de momento, eso parece a sus propios votantes de que la gestión ha sido buena. José María Aznar, uno de esos guijarros en la bota de los populares, le confesaba el pasado domingo en una caseta de Feria en Sevilla a un conocido sí, sí, ha leído bien, Aznar en la Feria que no todo es economía, o que no solo se convence al electorado con economía. Hace falta política. Aunque seguramente usted se preguntará: «¿Y qué es exactamente hacer política?». Buena pregunta. Tomar decisiones socialmente comprometidas en función del programa electoral de cada partido, podría ser la respuesta.

Aunque algunos entienden por hacer política salir más a la calle, estar más al lado de los votantes, ir a verlos a sus lugares de residencia, trabajo o descanso. Implicar desde ministros a subdirectores generales en la caza del descreído. Un ejemplo: antes de ayer miércoles, la vicepresidenta Soraya dedicó una tarde a pasearse de arriba abajo, que la vi yo en los cinco minutos que voy al año, el Real de la Feria de Sevilla («Soraya del Real»). Ciertamente, recogió afectos; y los repartió en el par de casetas que visitó, teniendo tiempo para el baile y la charla. ¿Ganó algún voto Soraya? No lo sé, pero desde luego no lo perdió. No venía a hablar de Rodrigo Rato o de sus cuitas con Cospedal, pero maniobró bien cuando surgieron esos asuntos. El caso Rato, efectivamente, es la peor plaga que ha podido caer sobre un sembrado muy dañado por estos tres años y medio de gobierno. Y lo es porque siembra, especialmente, el desánimo en los propios tanto más que el entusiasmo en los adversarios.

Los candidatos del PP parecen almas en pena camino del crematorio, y no es para menos. Por mucho que haya sido el propio Gobierno del PP el que ha amparado la investigación que ha desvelado el supuesto entramado societario de Rato y el dinero repartido por cuentas no conocidas por Hacienda, es peor el napalm que ha caído sobre un partido desmoralizado por los Bárcenas, Granados y compañía. Que el propio vicepresidente del Gobierno que consiguió cumplir los mandamientos de Maastricht y liberar la economía española de la soga inmovilista de los socialistas haya defraudado a Hacienda como si fuera un Pujol cualquiera es demasiada dosis de ricino para los desfondados candidatos del Partido Popular. Ya se ha dicho hasta la saciedad lo que Rato significaba en el PP y el descarrilamento aparente que experimentó tras su marcha del FMI, pero no está de más recordar la desconfianza del hombre del dedo mágico, Aznar, en el momento de nombrar sucesor: prefirió a Rajoy y con eso quedó dicho mucho.


En la jornada ferial de Soraya también se pudo escuchar a alguno de los candidatos sureños del PP que la acompañaron de manzanilla en manzanilla. Secretamente confían en que la tragedia no sea tanta. Tienen razón en algo: se espera tal desastre que si alguno de ellos retiene alguna alcaldía van a creer que el derrumbe ha sido mucho menor. No quieren exhibir algunas encuestas internas que tienen, para no desmotivar a su electorado, pero parece que no son tan desastrosas como algunos prevén. Aunque ya se sabe que todos cuentan la Feria según les va.

 


enviar a un amigo comentar
[Se publicará en la web]
facebook

Comentarios 0

Traducir el artículo de 


Buscador de artículos
Título: 

En el texto del artículo

Texto de búsqueda: 


Administración
  Herrera en la red
  Herrera en imágenes
  Sitios que me gustan
 
©Carlos Herrera 2003, Todos los derechos reservados
Desarrollado y mantenido por minetgen, s.l.