Luto nacional
 
25 de noviembre de 2020
 
   
     
     
Últimos artículos
La mala sangre [ABC]
Vótame y yo te blanqueo [ABC]
Castellano, ni en el recreo [ABC]
Ahí os quedáis [ABC]
El casadazo [ABC]
Registren a este Gobierno [ABC]
Un chulángano aquí y un rey allí [ABC]
ABC
VER-ORIGINAL
17 de abril de 2015

España: Barricadas y melancolías


AMPLIARUNA muestra de cómo la mediocridad crece como las marejadas y se transforma en una astilla en la yema del tiempo es que un presidente autonómico haya aprovechado una cumbre europea sobre yihadismo e inmigración como la de Barcelona para hablar de su entronque con el Imperio Carolingio. Como si a los ahí reunidos para debatir acerca de las amenazas y las avalanchas les importase algo de dónde considera este sujeto que vienen los catalanes. No es nuevo y sí previsible: trepando sobre los hombros de los fantasmas, un día y otro, un puñado de pobladores de esta Patria de piel arrugada como un lienzo se empecina en darse voluntariamente de bruces sobre el olvido. En deshacer los nudos de la vida común. En desmontar andamios, devastar cimientos y mostrar España como un proyecto comunitario forzoso o, en todo caso, presentarla como un engrudo administrativo carente de sentimiento alguno. Conviene detenerse en ello.

España es una tierra que insiste en respirar, como un León en la agonía, a pesar de padecer la dejación de los propios. Pero hablar de ella no ha comportado crédito ni autoridad a quien ha pronunciado su nombre a conciencia, paladeando o no sus sílabas, deletreando o no sombras anudadas a destellos. Haberla considerado una Nación se ha tenido, incluso, por ofensivo. Y da la impresión de que ya no puede ingeniar nada para satisfacer a sus caudillos locales ni desdibujarse más a favor de estructuras menores. Puede conceder la independencia a quien se la pida, pero eso no significa más que acumular andrajos en los próximos huecos del tiempo y abandonarla entre puñales. Es cierto que resultan menos épicos los estados que las naciones y que los primeros son los que solucionan los problemas, que poseídos de fábulas no conseguimos organizar nuestro bienestar; pero también lo es que lastimar obstinadamente a la Nación desde su pila bautismal impide a los ciudadanos sentirse partícipes de un vapor emocional colectivo tan imprescindible para los éxitos comunes como la administración organizada de las cosas. Nadie debe considerar obligatorio vibrar al paso de la bandera con azulinas lágrimas de modistilla, pero tampoco tenerla por media libra de tela cuyo mejor destino es el cuarto oscuro, como aquellos que consideran cierto el cuerpo pero equivocada la sombra. De la misma forma, nadie debe impedir al caballerete nostálgico del Imperio Carolingio sentirse todo lo catalán que quiera y vivir plenamente en catalán. De hecho, nadie lo hace. Lo que sí se le impide, y lo hace la Ley, es que obligue a ser exclusivamente catalanes a los que quieren compartir su catalanidad con el resto de los españoles. Debería también vedarle hacer el ridículo en foros internacionales, pero me temo que eso ya no está al alcance del legislador. Tampoco lo está solventar la prevención general de diversas élites a exhibir satisfacción alguna, siquiera mediante labios taciturnos, al tránsito colectivo de España por las barricadas del reloj. Parece cual si un negro dedo les fuera a asignar el carácter harapiento de un arbusto (a veces, dijo el poeta, los arbustos crecen tanto que sostienen el peso de los cielos). Y no deja de llamar la atención que la inmensa mayoría esté al acecho de alguna oportunidad consentida un Campeonato del Mundo de algo para desatar las ansias y desempolvar enseñas y vítores como un niño aprovecha un permiso paterno para revolcarse en un charco.

No llueve sobre este artículo. Ni siquiera es un lamento pesaroso por no tener la Esperanza qué ponerse: ya no le sirven los vestidos, parece. Ni siquiera son las sombras que no habíamos solicitado. Es el reclamo a la valentía. Inútil, sé. Pero por más que algunos pretendan lo contrario, cuanto más se quiere borrar España, más se vuelve a escribir. Téngase en cuenta cuando se contabilicen las melancolías.

 


enviar a un amigo comentar
[Se publicará en la web]
facebook

Comentarios 0

Traducir el artículo de 


Buscador de artículos
Título: 

En el texto del artículo

Texto de búsqueda: 


Administración
  Herrera en la red
  Herrera en imágenes
  Sitios que me gustan
 
©Carlos Herrera 2003, Todos los derechos reservados
Desarrollado y mantenido por minetgen, s.l.