Luto nacional
 
22 de octubre de 2020
 
   
     
     
Últimos artículos
Registren a este Gobierno [ABC]
Un chulángano aquí y un rey allí [ABC]
La tormenta perfecta [ABC]
Estafa [ABC]
La jodienda [ABC]
Sin liquidez y en las peores manos [ABC]
La bruja Lola con toga [ABC]
ABC
VER-ORIGINAL
16 de junio de 2004

Se acabó la siesta


Concluido este encuentro electoral en el que nadie acaba de ponerse de acuerdo acerca de si se refrendan resultados anteriores o se vota sólo en clave europea, al gobierno de Rodríguez no le queda más remedio que ponerse a trabajar; a trabajar de verdad, no a colocar mensajes contradictorios en los medios de comunicación y a coleccionar una serie de gestos tan estudiados como vacíos de contenido.

Acabamos de volver a Europa, según el lema del partido vencedor –por los pelos, pero vencedor—  en estas elecciones en la circunscripción española, y conviene que se empiece a definir cuál va a ser nuestro papel en el nuevo escenario que se vislumbra tras el beso en los labios de la ”vieja Europa” con el eterno Imperio del Mal Menor, los Estados Unidos.

El bocadillo entre franceses y marroquíes tal vez nos deje en nuestro eterno papel de comparsas y, ante eso, sólo cabe desarrollar una política internacional menos de pancarta antigua.

El asunto de Iraq ya se le ha acabado como argumento de confrontación electoral al partido socialista, al menos hasta las elecciones vascas o gallegas, en el que serán capaces de volver a utilizarlo, y no cabe achacarle a la decisión de Aznar de apoyar la acción armada norteamericana ningún contratiempo mundial más: las tropas han vuelto, entre el cacareo de sus compañeros de armas internacionales, y ahora la pelota de las responsabilidades se encuentra en el otro lado del tejado.

Toca administrar la medida. Toca, también, empezar a decirle no a Maragall, si es que hay valor: no a las selecciones, si se piensa que lo mejor es que sigan las cosas como están, no a una reforma fiscal que establezca privilegios asimétricos, no a la reforma absoluta de la Constitución. De la tensión que surja entre ambas formaciones dependerá la duración de una legislatura en la que el gobierno debe esforzarse por no mostrar excesiva dependencia de formaciones nacionalistas radicales. Toca decidir qué Constitución europea nos interesa más, la que propugna la momia francesa de Giscard, la que brota del reparto de Niza o la que se adivina detrás de la victoria general en toda la Unión de los partidos conservadores. Toca afinar en el reparto de las inversiones en infraestructuras y decidir cuales van a ser las comunidades desfavorecidas en el reparto --¿Valencia, quizás?--  y cuales van a cobrarse los apoyos manifiestos.  Toca enfrentarse con aplomo y eficacia al “Plan Ibarreche”, que está ahí, a la vuelta de la esquina, y que no parece vaya a ser motivo de negociación alguna por parte de sus impulsores. Toca advertir a algunos ministros que su eficacia no está en relación directa con la exposición repetida de fraseologías de colegial y continuas contradicciones elementales. Toca enfrentarse a la realidad del flanco sur, que entra ya en el apartado de socio preferencial y socio armamentístico de los norteamericanos y que, aunque no le preocupe nada a Moratinos, a los demás sí. Toca, en una palabra, dejar de ser un aspirante a gobernante bueno y convertirse en un buen gobernante que sabe tomar duras decisiones para algunos.

El gobierno de Rodríguez, por mucho que diga su propaganda más repetida, ha optado por elaborar una política gestual en sus primeros días de ejercicio: las elecciones europeas no podían significar un bofetón a los tres meses de haber obtenido sorprendentemente el poder y, en consecuencia, se prefirieron guardar los afilados lápices que firman los decretos. Ya no se le puede decir que sí a todos los sectores y limitarse a repetir consignas electorales una vez se pisa la mullida moqueta de palacio. Bien está eso del talante, pero ha sonado el despertador con el agudo y un tanto impertinente sonido de la alarma y hay que dejar la cama. Se acabó la siesta.


enviar a un amigo comentar
[Se publicará en la web]
facebook

Comentarios 0

Traducir el artículo de 


Buscador de artículos
Título: 

En el texto del artículo

Texto de búsqueda: 


Administración
  Herrera en la red
  Herrera en imágenes
  Sitios que me gustan
 
©Carlos Herrera 2003, Todos los derechos reservados
Desarrollado y mantenido por minetgen, s.l.