16 de julio de 2024
 
   
     
     
Últimos artículos
¿Qué planes tiene usted para octubre? [ABC]
Siete a cuatro [ABC]
Sanchezstein y sus amenazas [ABC]
Truquitos indecentes de última hora [ABC]
De Palestina y las urnas [ABC]
Cuidado con las represalias tecnológicas [ABC]
El clorhídrico palestino [ABC]
Diez Minutos
VER-ORIGINAL
8 de junio de 2004

Viaje de novios... y vuelta al trabajo


Los sitios han sido muy bien elegidos, estratégicamente elegidos: Cuenca, Albarracín, Zaragoza, Sos del Rey Católico, Olite y San Sebastián, en los que los Príncipes de Asturias elaboraron una maniobra legítima e interesante de acercamiento a la gente.

Quien haya decidido los sitios, que parece que fueron los mismos protagonistas en una conversación mantenida en los meses de su noviazgo, y pensando que eso fuera así, ciertamente, lo hizo muy bien.

Quizá el remate para que todo fuera perfecto sea que la luna de miel de Felipe y Letizia, en tiempo y duración, se parezca a la luna de miel del resto de los comunes. Nadie se va dos o tres meses de viaje de novios. Las parejas de ahora, a las que de alguna manera representan los Príncipes de Asturias, se marchan diez o quince días al Caribe, a Canarias o a Baleares.

No digo que alquilen un apartamento en Pollensa o vuelvan con la ensaimada en el avión, pero que no estén tres meses de luna de miel

Yo no digo que los futuros Reyes de España se vayan y cojan un apartamento en Pollensa o que vuelvan con las ensaimadas para la familia y los compañeros debajo del brazo en el avión, pero sí que no estén tres largos meses visitando lugares exclusivos, de esos que los comunes ni siquiera saben que existen. Pero, ellos son listos y sabrán hacerlo consecuentemente.

Con dos semanas es suficiente porque si algo va a tener esta pareja para hartarse son viajes; van a dar más vueltas que Willy Fog.

El Heredero no lo pudo decir más claro, con más definición, que había que trabajar por España y que había que continuar el proyecto y el trabajo que sus padres iniciaron hace casi veintinueve años y que él, ahora acompañado de su elegida, está llamado a continuar.

Pienso que con dos semanas es suficiente, porque si algo va a tener esta pareja para hartarse a lo largo de su vida son viajes, que van a dar más vueltas que Willy Fog.

Unos días en una playita, en un albergue de montaña o en un palacio, unos mimos, unas fotos de recuerdo y unos cuantos "te quiero" con cara de cordero degollado y de vuelta a casa, que hay faena.

La faena que precisamente el feliz novio esbozó en su espectacular brindis tras el almuerzo en el Palacio Real el día de su boda ante sus invitados y con millones de personas de testigos gracias a su decisión de que fuera televisado.

 


enviar a un amigo comentar
[Se publicará en la web]
facebook

Comentarios 0

Traducir el artículo de 


Buscador de artículos
Título: 

En el texto del artículo

Texto de búsqueda: 


Administración
  Herrera en la red
  Herrera en imágenes
  Sitios que me gustan
 
©Carlos Herrera 2003, Todos los derechos reservados
Desarrollado y mantenido por minetgen, s.l.