Luto nacional
24 de noviembre de 2020
 
   
     
     
VER-ORIGINAL
Últimas Noticias/Entrevistas
«Theme from Shaft» [La canción del día]
Pensiones si, pero como.. [La actualidad económica]
El paseillo del Tron 23 NOVIEMBRE 20 [El paseillo del Tron]
Pactar con Sánchez es imposible.. [Entrevistas]
La Ley Celaá, inmigración y la vacuna [Editoriales]
La del Pulpo - Betty Everett [La del Pulpo]
Radio Carlitos EdiciónDeluxe Vol - 103 [Radio Carlitos Deluxe]
volver  
 
19 de febrero de 2018

Entrevista con Jorge Bustos

Libro: "Vidas Cipotudas. Momentos estelares del empecinamiento español"
Autor/s: "Jorge Bustos"

“A un cipotudo no le importa caer mal y tiene una lucha solitaria” 

Descargar

 

COPE

España está llena de españoles empecinados, obcecados o insistentes. Pero gracias a ser así, hemos logrado hazañas singulares. Por eso Jorge Bustos elogia a algunos de ellos en “Vidas Cipotudas. Momentos estelares del empecinamiento español.”

El cipotudismo, tiene que ver con la obstinación, la terquedad, o la tenacidad. Sin sentido peyorativo. Un concepto que es más bien una virtud.Nietzsche cuando se asomaba a España decía que queríamos ser demasiado, por ese coraje y sentido de la lucha que han tenido hombres y mujeres en la historia de España”.

Por eso Bustos escribe este libro, que explica la obstinación por el progreso. Como Clara Campoamor, Ramón y Cajal, Juan Ramón Jiménez, e incluso contemporáneos como Amancio Ortega. Personas que vivieron como les dio la gana. Ejemplo de ello es también Luis Miguel Dominguínporque toreó la opinión pública”. El único español vivo del libro es un conquistador contemporáneo: Amancio Ortega, cipotudo por triunfar con su talento e inteligencia.

Y antes de irse, Jorge Bustos, apunta en Herrera en COPE: “Este libro se terminó de escribir la víspera del referéndum ilegal.” ¿Es eso cipotudo también?

COMPRAR EL LIBROPor estas páginas, escritas con un punto de rabia y una medida de orgullo, desfilan 35 hombres y mujeres excesivos que pautaron de memorables quijotadas el viaje comprendido entre la Hispania romana y un Estado miembro de la Unión Europea. Castellanos y extremeños, gallegos y aragoneses, valencianos y andaluces, vascos y catalanes. De Viriato a Amancio Ortega, de los Últimos de Filipinas a Clara Campoamor, el lector será testigo de sucesos inalcanzables por la más disparatada fantasía. Y quizá, solo quizá, experimentará una íntima reconciliación con los autores materiales de esa insólita empresa que asombró al mundo, y que aún se llama España.

El cipotudismo no es más que una variante del cojonudismo formulado por Unamuno: «El español tiene la mente cojonuda». Un siglo después, a la conversación pública en la España de las identidades empinadas y las redes antisociales le siguen faltando los matices de la inteligencia, pero a cambio ya no mantiene el coraje cipotudo que sustentó la leyenda rosa de los viajeros románticos. Hoy los españoles ya no somos diferentes en lo pintoresco, al tiempo que presentamos la misma deprimente uniformidad de franquicia global que presenta todo el mundo civilizado.

El cipotudismo español es el precio que se ha cobrado nuestro progreso. Y aunque en buena medida debamos felicitarnos por ello, no hay razón para no exponer en un museo, amorosamente, los jirones de ibérico carácter que se quedaron en la gatera de la historia. Museo de españolidades estelares es este libro, que prolonga la fórmula de historiografía amena de Stefan Zweig o Indro Montanelli. No se trata solo de recrearse en la nostalgia de lo que fuimos, sino también de atender la pedagogía urgente de un pasado por cuya grosera deformación trabaja a diario la hispanofobia a cargo de los nacionalismos autóctonos o de las propagandas foráneas.
 


enviar a un amigo comentar
[Se publicará en la web]
facebook

Traducir de 

Comentarios 0

Administración
  Herrera en la red
  Herrera en imágenes
  Sitios que me gustan
 
©Carlos Herrera 2003, Todos los derechos reservados
Desarrollado y mantenido por minetgen, s.l.