30 de junio de 2016
 
   
     
     
VER-ORIGINAL
Últimas Noticias/Entrevistas
COPE segundo grupo de radio [Cope]
Carlos Herrera de vacaciones [Cope]
¡¡¡Y ahora qué!! [Entrevistas]
«El sorpasso de Mariano Rajoy» [Editoriales]
Entrevista a Mariano Rajoy COPE [Entrevistas]
Entrevista con José Manuel Villegas [Entrevistas]
Entrevista a Óscar López COPE. [Entrevistas]
volver  
 
1 de enero de 2003

Pregonero del Carnaval de Cádiz 2003

« La Viña es la gloria, pero asfaltada»  

Descargar

 

Fue pregonero de la Semana Santa sevillana del año 2001, pregón que fue pariendo en su exilio norteamericano, y que ha sido calificado por algunos como "El Inmortal". Ahora es el Carnaval el que recibe sus atenciones, a buen seguro sus seguidores, y todos aquellos que asistan a la Plaza de San Antonio el próximo 27 de febrero podrán disfrutar de un discurso con gracejo y sabor andaluz. 

ABC - SEVILLA

Con su pregón de Semana Santa llevó a los sevillanos ¡a la gloria! y hoy pretende hacer lo propio con los gaditanos y su Carnaval. La cita es a las nueve de esta noche... ¿en Cádiz o en Castellón?

-¿Herrerati pregoneti tuto preparati?

-Con tomati pero con reservi. Nunca sabe uno si da en la tecla.

-¿Duración prevista?

-Como medio tiempo de un partido de fútbol.

-¿Y lleva por título...?

«Ah, coño, tiene usted razón, se me ha olvidado el título...». Quiero decir: ése es el título.

-Sale usted a la Plaza San Antonio y va y dice...

-Usaré una fórmula original y sorprendente que las generaciones venideras no podrán olvidar: Cádiz, buenas noches...

-¿Al menos puede desvelarme el «tipo»?

-Como mi pasión por los disfraces es más bien púdica, podrá confundirse con mi vida civil.

-¿Usará algunos efectos especiales o será todo «a pelo»?

-Especiales e incluso espaciales, y lo comprenderá cuando asista asombrado a lo que le quería decir con esta frase.

-¿Reinvidicará algo para Cádiz? No sé, un aeropuerto, el Metro, unos Astilleros con más contratos...

-Menos viajes a Castellón...

-Ha sido usted el traductor de este Carnaval para toda España en la radio...

-Con vocación didáctica me percaté de que más allá de las dificultades del lenguaje, el surrealismo, la crítica y el humor tienen aplicación universal.

-A veces, las historias de sus «fósforos» parecen de cuplés del Falla...

-Otra vez da usted en la clave con sólo haberle dedicado unos minutos a reflexionar. Le envidio por ello. Lleva razón, joé...

-¿Es cierto, como se ha dicho, que un abuelo suyo era medio gaditano?

-Esa rama genealógica la tengo poco poblada, pero como dato definitivo y aplastante le diré que hice parte de mi servicio militar en la Estación de Cádiz, lo que acalla cualquier comentario.

-Si mis fuentes no me fallan, aún le quedan el pregón de la Semana Santa en el Vaticano y el de los Carnavales de Río de Janeiro. ¿Algún otro pendiente que usted recuerde?

-Sólo pregono lo que conozco, pero puestos a ello no estaría mal dar el de la romería de Bagdad o el de su día de la Patrona.

-Desmiéntame, pero oí decir que tuvo empresas con nombres tan carnavalescos como «La Rehos, s.l.» y «Recreativa Totusmuertos, s.l.». ¿Es así?

-Y le falta la última que he creado, que se llama «A-mamal-la, s.l.», con letra árabe, que tiene pequeñas connotaciones negativas impropias de un caballero.

-¿Recuerda la cara del notario cuando la inscripción?

-Era un notario preconciliar, pero se estremeció aún más cuando leyó que como objeto social de la misma figura: «El lucro incesante de su propietario.»

-Del Betis, del Barça y ahora, «por güevos», del «Cadi». No ganará para disgustos...

-No está todo el pescao vendido y mientras hay pescao hay olor, en este caso para la esperanza.

-Lo del Cádiz se arregla con Mágico González, pero lo del Barça ni con Harry Potter...

-(risas) Se arreglaría con el mago del fútbol moderno: Cruyff. Los que hay son muy mediocres.

-¿Espectáculo comparable al del Falla sólo conoce el Festival de la OTI?

-Son las dos caras de la misma moneda, una descreída y burlona y la otra convencida de su trascendencia.

-Se llevó a los sevillanos ¡a la gloria! ¿A dónde llevará esta noche a los gaditanos?

-A la Viña, que es otra forma de la gloria pero asfaltada.

-¿Lo de más arte que escuchó en un Carnaval de Cádiz?

-Vamos a llevarnos bien... todo lo que haya que llevarse. Me parece casi insuperable.

Pregón y Fosbury

Se pregunta en voz alta si hay algo más serio que reirse de uno mismo, y luego confiesa: «Para escribir este pregón tuve cierta parálisis escénica que agarrotó el espíritu libre y creativo por el que soy provincialmente conocido. Los notables predecesores que tuve hacen que ese listón no lo salte ni Fosbury... ¡Ojú, qué antigüedad más grande he dicho!».

Breve Historia del Carnaval de Cádiz

El origen del Carnaval se puede remontar a las bacanales: fiestas en honor del dios Baco, las saturnales: en honor del dios Saturno y las lupercales: en honor del dios Pan, celebraciones en la antigua Grecia y en la Roma clásica.

Julio Caro Baroja, uno de los más clásicos estudiosos del Carnaval, lo define como "un hijo del cristianismo". Todos sabemos que el Carnaval se celebra previamente a la Cuaresma, es el fin de semana anterior al Miércoles de Ceniza.

El Carnaval Gaditano toma peculiaridades del italiano, debido a la influencia fundamentalmente genovesa que nuestra ciudad conoció, pues desde el siglo XV, tras el desplazamiento hacia el Mediterráneo de los turcos, los comerciantes italianos se trasladan a Occidente, encontrando en Cádiz un lugar de asentamiento perfectamente comunicado con los objetivos comerciales que los genoveses buscaban: el norte y el centro de África.

Los antifaces, las caretas, las jeringas de agua, los caramelos arrojadizos (confeti - papelillos), son otros tantos elementos que asimilamos del Carnaval italiano. Al igual que los bailes de Carnaval, como eje central de las fiestas, siendo el acto social más importante de las celebraciones, sobre todo en el siglo XVIII.

El disfraz: Es el elemento fundamental del Carnaval:
- Rompe el orden social
- Enfrenta a las clases
- Libera los instintos
- Rompe las represiones.

El disfraz invierte el orden de las cosas, comiendo, bebiendo, ironizando y satirizando a la sociedad y a la autoridad. En definitiva, da rienda suelta a la fantasía y a la libertad.

El Ayuntamiento no reconocía el Carnaval como una fiesta propia hasta que en el año 1861 el alcalde Don Juan Valverde propone que sea el Cabildo el encargado de la organización del Carnaval, para lo que se solicita que en el presupuesto de 1862 se previeran los gastos del Carnaval. Podemos decir que es cuando se comienza a tener un Carnaval "reglamentado".

El controlar y reglamentar tuvo consecuencias beneficiosas: Programación de actos, de bailes, de fuegos de artificios, música, comparsas, etc.

La Comparsa: Con un origen posiblemente espontáneo -un grupo de amigos se reunía para cantar- la Comparsa se va perfeccionando en tanto que de forma paulatina se va uniformando, preparando un repertorio y ensayándolo.
Estas Agrupaciones de conjuntos músico vocales que cantan repertorios propios y de marcado carácter gaditano se irán convirtiendo paulatinamente en uno de los ejes del Carnaval de Cádiz, sin olvidar los bailes de máscaras y -sobre todo- la calle como elemento dinamizador de la participación popular.

Las Agrupaciones carnavalescas se desarrollan integrando en sus coplas todos los elementos que hoy perduran: chascarrillo, crítica política, satírica social, etc.

En 1884 el alcalde Eduardo J. Genovés ordena una mayor vigilancia en las calles e impone que todas las Comparsas y Estudiantinas que quieran recorrer la población deberían de proveerse de la correspondiente licencia municipal. Incluso se establecerá la censura previa: cada agrupación debía presentar una instancia dirigida al alcalde indicando nombre, apellidos y direcciones de los componentes, haciéndose responsable el director de la agrupación y un representante. Junto a la instancia se presentaban dos copias de los repertorios que se pensaban cantar por las calles y que en ningún caso deberían atentar contra la moral pública. Revisadas las letras, el Ayuntamiento guardaba una copia y devolvía la otra con su sello, dando el visto bueno al repertorio. La copia sellada debía llevarla el director de la Agrupación y exhibirla ante cualquier autoridad que la requiriese. Pese a tan reglamentada burocracia, raro era el año que alguna agrupación no terminaba en la prevención del Piojito.

La formación de una Comparsa se realizaba de forma espontánea entre un grupo de amigos o de compañeros de trabajo. Antonio Rodríguez "El Tío de la Tiza" sacó los mejores grupos de su época con sus compañeros de la Sociedad Cooperativa de Alumbrado.

En el año 1937, por decreto, el Jefe del Estado, General Franco, abolió el Carnaval, desapareciendo en casi todas las poblaciones españolas. Sin embargo, en Cádiz permaneció latente en el sentir del pueblo. Y en las tiendas de vinos y en los colmados gaditanos de la posguerra no faltaban en el mes de febrero grupos de nostálgicos que se reunían para rememorar y cantar viejas coplas carnavalescas.

En 1948, el gobernador civil Rodríguez de Valcárcel autorizó a que cantara el Coro "La Piñata Gaditana" y a partir de ahí los Coros y Chirigotas salen a la calle con la autorización del Gobernador, fuertemente censurados por la Delegación de Educación Popular y el control callejero del Alcalde. Se insiste en que no puede aparecer por ninguna parte la palabra "Carnaval".

Así surgen en el año 1950 las Fiestas Típicas Gaditanas, un Carnaval domesticado, descafeinado, pero que en honor a la verdad permitió que la tradición carnavalesca permaneciera en las nuevas generaciones gaditanas. Y por fin en el año 1977 se produce la recuperación del Carnaval con su nombre tradicional y a sus fechas de siempre, en el mes de febrero.

Lo más genuino y representativo del Carnaval de Cádiz son sus Agrupaciones, que han resistido a todos los avatares de los tiempos y que en la actualidad -en sus distintas modalidades de Coros, Comparsas, Chirigotas y Cuartetos- en Junior (antiguamente se dividían en Infantiles y Juveniles) y Adultos, tienen la opción de acudir al Concurso Oficial de Agrupaciones Carnavalescas (COAC), si así lo desean.

FIESTA DE INTERÉS TURÍSTICO INTERNACIONAL

El Carnaval de Cádiz, -entonces Fiestas Típicas Gaditanas- fue denominado FIESTA DE INTERÉS TURÍSTICO el 18 de mayo de 1.965. Con fecha de 29 de febrero de 1.980, la Comisión Municipal Permanente conoció públicamente en el Boletín Oficial del Estado de fecha 16 de febrero, resolución de la Secretaría de Estado de Turismo a las Fiestas del Carnaval de Cádiz, entre las de categoría de "Interés Turístico Internacional".


enviar a un amigo comentar
[Se publicará en la web]
facebook

Traducir de 

Comentarios 0

Administración
  Herrera en la red
  Herrera en imágenes
  Sitios que me gustan
 
©Carlos Herrera 2003, Todos los derechos reservados
Desarrollado y mantenido por minetsoft, s.l.