Luto nacional
12 de agosto de 2020
 
   
     
     
VER-ORIGINAL
Últimas Noticias/Entrevistas
Nos toman por idiotas [Editoriales]
Falta competitividad [La actualidad económica]
La oportuna aclaración del Supremo [Entrevistas]
Entrevista al Alcalde de Badalona [Entrevistas]
La campaña contra la Monarquía.. [Editoriales]
Sufre la economía mundial [La actualidad económica]
El paseillo del Tron 5 AGOSTO 20 [El paseillo del Tron]
volver  
 
22 de junio de 2020

Entrevista a Miguel Fernández

Libro: "Desafiando al olvido"
Autor/s: "Miguel Fernández"

"Waldo de los Rios estaba predestinado a la música y para la gloria" 

Descargar

 

COPE

Miguel Fernández, periodista desde hace más de treinta y cinco años, presenta una biografía "Desafiando al olvido" del músico Waldo de los Rios. "Era una deuda pendiente de los que amamos la música" 

De los Ríos estaba obsesionado con el olvido y no paraba de repetir constantemente que él estaba desafiando al olvido.

"Se hacía fotos, se grababa en vídeo, guardaba su música y recortaba todo lo que salía en los periódicos sobre él, tenía miedo que el olvido le tapara por completo, así que no paraba de repetir una y otra vez esa frase". ha dicho.

COMPRAR EL LIBROLa biografía de Waldo de los Ríos, escrita por Miguel Fernández.

La historia de uno de los compositores más trascendentales del siglo XX en España.

Poco antes de la medianoche del 28 de marzo de 1977, un amigo encontró moribundo al compositor Waldo de los Ríos en el dormitorio de invitados de su casa madrileña. Desde hacía varios meses, De los Ríos atravesaba una mala racha: había adelgazado mucho, bebía, trasnochaba, tomaba constantemente tranquilizantes y se sentía amenazado por unas extrañas llamadas telefónicas de las que no daba muchos detalles. Además, vivía obsesionado con la idea de perder la fortuna que había amasado desde que, ocho años antes, compusiera el Himno a la Alegría, un disco que alcanzó el éxito en Estados Unidos, Alemania o Canadá. Su peculiar forma de orquestar había servido, además, para lanzar al estrellato a artistas como Raphael, Karina o Mari Trini. Por sus manos, habían pasado muchos de los éxitos de los años sesenta y setenta: desde Cállate niña, a La Yenka pasando por la sintonía de Curro Jiménez. Aunque era un personaje popular en España, Argentina o Francia, Waldo de los Ríos se sentía solo y triste en aquél duro invierno de 1977, en el que sucesos como los asesinatos de Atocha, la catástrofe aérea de Los Rodeos o los atentados de ETA sobresaltaron a la sociedad española. Junto a la cama en la que fue hallado malherido, la policía encontró una escopeta, varias fotos, dos casetes que reproducían las voces de un hombre y de su madre, y una cámara de vídeo. Pese a las dudas de algunos amigos y familiares, la investigación policial concluyó con celeridad que el músico se había suicidado. Poco después, el cadáver, fue embalsamado y trasladado en un ataúd sellado a Buenos Aires, donde la dictadura argentina le negó cualquier reconocimiento público.

Casi medio siglo después, la pregunta sigue sin respuesta: ¿Qué hubo detrás de la muerte de Waldo de los Ríos?

«¿Cuál fue el pecado de Waldo? Para mí ninguno, pero la gente no perdona cuando alguien hace las cosas bien y gana dinero.» Ástor Piazzolla

«Sr. De los Ríos: Muchas gracias por dejarme escuchar los discos y cassettes. Me han encantado. Pienso que usted es un compositor con mucho talento. Sin duda.» Stanley Kubrick 


enviar a un amigo comentar
[Se publicará en la web]
facebook

Traducir de 

Comentarios 0

Administración
  Herrera en la red
  Herrera en imágenes
  Sitios que me gustan
 
©Carlos Herrera 2003, Todos los derechos reservados
Desarrollado y mantenido por minetgen, s.l.