Luto nacional
9 de agosto de 2020
 
   
     
     
VER-ORIGINAL
Últimas Noticias/Entrevistas
Nos toman por idiotas [Editoriales]
Falta competitividad [La actualidad económica]
La oportuna aclaración del Supremo [Entrevistas]
Entrevista al Alcalde de Badalona [Entrevistas]
La campaña contra la Monarquía.. [Editoriales]
Sufre la economía mundial [La actualidad económica]
El paseillo del Tron 5 AGOSTO 20 [El paseillo del Tron]
volver  
 
19 de junio de 2020

Riesgo de deflación

Los descensos continuados de los precios incitan a la siempre temida deflación, síntoma depresivo en lo económico

Descargar

Hoy vamos con las camisetas la de la Unión Balompédica Conquense, la del Club Deportivo Cacereño y luego la de El Águilas de Murcia

 

COPE

La actualidad económica en 'Herrera en COPE' con el profesor Gay de Liébana.

La caída a plomo de la economía nos mete en un período complicado en el que la demanda, tanto por lo que se refiere al consumo privado como en lo tocante a la inversión, se contraerá. En concreto, el Banco de España estima que el consumo privado caerá en 2020, en el escenario menos desfavorable, el 9,1% respecto a 2019, y en un escenario más complicado caería el 11,2%. En cuanto a la inversión, se desplomará este año en el 20,6% y si las cosas se tuercen se hundiría el 26,5%.

Entramos, en tiempos con exceso de oferta versus contracción de la demanda. Los precios, por fuerza, disminuyen. Eso supone una ventaja para quienes puedan mantener sus niveles de renta: mejora su poder adquisitivo y su capacidad de ahorro. Sin embargo, tal vez, se frene el consumo. Los descensos continuados de los precios incitan a la siempre temida deflación, síntoma depresivo en lo económico, y lo malo es que da pábulo a posponer gastos y compras al pensar que los precios bajarán aún más. Y las contracciones marcadas por toques deflacionistas, se prolongan.

Los últimos datos sobre el índice de precios del consumo, apuntan en esa dirección: -0,9% en mayo. La deflación evidencia otro hándicap: el deterioro de las clases medias. Menos empleo y más paro, reducciones salariales y trabajo precario, con numerosas empresas pisando el alambre. Por eso, por las peyorativas secuelas deflacionistas, es por lo que los bancos centrales siempre se marcan como objetivo unas tasas aceptables de inflación, por ejemplo, esa meta del 2% por parte del BCE. De ahí que el BCE suelte más munición monetaria.


enviar a un amigo comentar
[Se publicará en la web]
facebook

Traducir de 

Comentarios 0

Administración
  Herrera en la red
  Herrera en imágenes
  Sitios que me gustan
 
©Carlos Herrera 2003, Todos los derechos reservados
Desarrollado y mantenido por minetgen, s.l.