22 de septiembre de 2019
 
   
     
     
Últimos artículos
El betún [ABC]
El eucalipto de Gibraltar [ABC]
Para alquilar sillas [ABC]
La paradoja de Andalucía [ABC]
Menuda comedia [ABC]
La noche de un sencillo muchacho de Albacete [ABC]
Tiempo de amateurs [ABC]
ABC
VER-ORIGINAL
5 de octubre de 2012

Justicia para Twitter


 

Hoy Pedraz es un héroe de los que escriben sin nombre, refugiados en el anonimato

 

EL Niño Ken. Así se ha conocido al juez Santiago Pedraz en ámbitos judiciales. Ámbitos de la Audiencia Nacional, a la que pertenece laboralmente. El calificativo no es cariñoso, pero ya se sabe que en los círculos laborales se tiene tendencia a ponerle mote a todo quisque. Se le considera un Garzón Dos, lo cual no sé si es excesivamente provechoso para el personaje, pero algo me dice que a él le agrada. Ayer fue protagonista de un extemporáneo texto mediante el cual exculpaba a los detenidos en la manifestación que tenía como objetivo ocupar o, en su defecto, rodear el Congreso de los Diputados. Pedraz se vistió de manifestante con la toga y consagró a los detenidos mediante el argumento de que tales angelitos solo querían evidenciar la decadencia de la clase política. Bien. Pero semejante exordio precisa algunas puntualizaciones mediante el simple proceso de la comparación. La clase política no es mucho más decadente que la sociedad en sí. Si los políticos son decadentes, los abogados también lo son, y los periodistas, y los pescaderos, y los taxistas, y los empresarios... Y los jueces, por supuesto. Cansa un tanto el estribillo repetido hasta la nausea mediante el cual se señala a los políticos como los causantes de todos los males del país. Los políticos no son mucho peores que los ciudadanos a los que representan: hay un pim pam pun gratuito que invita a voceros sociales investidos de supuesto prestigio o a simples individuos sin relevancia ciudadana a que disparen la maledicencia sobre sujetos que dedican su vida a la gestión pública. Como sí todos fueran unos mangantes que viven a cuerpo de rey riéndose de las desventuras de los votantes a los que representan y que son elegidos por ellos mismos. Es evidente que no es así. Los políticos españoles no son peores que los franceses o que los colombianos y, en su inmensa mayoría, dedican su tiempo y hacienda a intentar mejorar las condiciones de vida de sus paisanos. Si su nivel no es el de Adenauer es debido a que Adenauer hubo uno y desarrolló su labor en épocas muy concretas. Y algo me dice que los Pedraces de su época también le hubiesen puesto peros.

 

Los manifestantes que convocaron la asonada frente al Congreso pretendían disolver las Cortes, crear una Constitución a su medida y disolver el orden político de España. De momento no está mal. Los detenidos fueron puestos a disposición judicial por alterar violentamente el orden público y por enfrentarse con técnicas de guerrilla urbana a los policías que velaban por la inviolabilidad de los diputados, contemplada en la ley. Si con la misma ley en la mano el juez considera que no fueron culpables de delito alguno, él sabrá lo que sentencia, pero resulta de todo modo inadecuado hacer consideraciones de comentarista de internet en su resolución. El juez Pedraz, con un interesante historial a sus espaldas, ha querido dejar su sello como tuitero cuando bendice la bondad angelical de los detenidos y justifica su derecho a la asonada con el peregrino argumento de que la clase política es un excrecencia de nuestro tiempo. No ocuparon el Congreso, pero lo pretendían. Tengo entendido que existe un delito en grado de tentativa, que si el juez no ha contemplado será porque no lo ha considerado pertinente. Como sí considerara justo que se asaltará la sede de la soberanía popular. Una suerte de justicia antisistema que no cabe en el Estado de Derecho pero que tendrá grandes seguidores en las redes sociales. Hoy Pedraz, es un héroe de los que escriben sin nombre, refugiados en el anónimo, y que mañana pueden manifestarse ante la Audiencia para ocuparla por no considerarla representativa de nada ni de nadie.

 

Busque en las redes sociales si alguien firma como «El Niño Ken». Igual es él.

 

 


enviar a un amigo comentar
[Se publicará en la web]
facebook

Comentarios 0

Traducir el artículo de 


Buscador de artículos
Título: 

En el texto del artículo

Texto de búsqueda: 


Administración
  Herrera en la red
  Herrera en imágenes
  Sitios que me gustan
 
©Carlos Herrera 2003, Todos los derechos reservados
Desarrollado y mantenido por minetgen, s.l.